Xolos, equipo sin fronteras

Tijuana de Rubén Omar Romano se proponen la conquista del título del Apertura 2015; el estratega no quiere otro apartado adverso en su currículum

Rubén Omar Romano, técnico de Xolos
Rubén Omar Romano, técnico de Xolos (Mexsport)

Ciudad de México

Tijuana es una ciudad caótica, la entidad más poblada del estado de Baja California. Por su cercanía con los Estados Unidos, se dice que este es el límite de México, donde comienza la patria. Y justamente en este sitio, Rubén Omar Romano tiene una nueva encomienda en su amplia trayectoria como entrenador: conseguir que Xolos regrese a máximas instancias dentro del balompié nacional.  La intención es que para la escuadra fronteriza no existan aduanas infranqueables.

Reforzados en todas sus líneas, los rojinegros aspiran al título de Liga del Apertura 2015. Para este certamen, 10 nombres ingresaron a la plantilla, incluidos hombres de todas las confianzas de Romano, como Federico Vilar, a quien ya dirigió en el pasado; además, llegaron otros jugadores destacados como Diego de Buen, joven contención con notable pegada, o Leiton Jiménez, lateral de sobresaliente paso por Veracruz.


“Está bien armado el equipo. Se hizo un esfuerzo económico por parte de la directiva para conseguir la llegada de varios elementos de alto nivel. Estamos trabajando ahora para tenerlos al máximo de las capacidades físicas, aguardando el inicio del torneo. La mira la tenemos colocada en ir cumpliendo objetivos y para ello necesitamos un proceso. Pensamos primero en acceder a la Liguilla”.

Los Xolos representan el décimo equipo dirigido en el historial de Rubén Omar, un técnico representativo de la llamada herencia de Ricardo La Volpe, que nunca ha negado su estilo: “Ya saben todos cómo juegan y a qué juegan mis equipos”, advierte. Apremiado con la sequía de un título en su carrera, Romano arriba a Tijuana dispuesto a cosechar éxitos, pero consciente de que el no lograr los objetivos, supondría un paréntesis negativo, otro más en su currículum.

“Eso buscamos, un equipo vertical y un desempeño que permita a los jugadores tener la posesión del balón y el dominio del juego, ser contundentes también, sea cuál sea el rival que nos toque enfrentar. El nivel de competencia nos va a exigir iniciar fuerte y por eso hay que prepararnos de la mejor manera posible”, comentó.


EL PROYECTO INDICADO

El entrenador de 57 años aceptó que dejó pasar más de una oportunidad para no fallar en la elección de un nuevo proyecto, hasta que Tijuana tocó a su puerta: “Buscaba esto, una directiva seria, comprometida a conseguir metas deportivas importantes; me siento contento con lo que nos depara, porque será positivo”, señaló vía telefónica.

ADVERSA ESTADÍSTICA

Los números no respaldan el conocimiento de Romano, ni sus intenciones. Estigmatizado como un entrenador incapaz de conseguir el cetro de campeón, Rubén ha forjado su carrera con ese fantasma. “No me siento incapaz”, comenta. En su anterior proceso con el Puebla, apenas sumó 9 victorias, en 35 encuentros. De La Franja salió sin acreditar grandes objetivos: “Todo es distinto por ahora”, remata.