Eduardo Coudet y el peor inicio de torneo de Xolos

Tijuana suma tres descalabros al hilo, no ha marcado gol y, con esto, ya se adjudicó la rúbrica de la más deficiente cosecha de un comienzo de certamen.

Eduardo Coudet, técnico de Xolos
Eduardo Coudet, técnico de Xolos (Imago7)

Ciudad de México

A mediados del 2011, el futbol mexicano se ilusionaba con una escuadra revelación que procedía del Ascenso Mx y que a partir del Torneo Apertura, militaría en el máximo circuito. Se trataba de los Xolos de Tijuana, que por entonces, dirigidos por Joaquín del Olmo desde la categoría de plata, desplegaban un desempeño vistoso, ofensivo, que proponía no olvidarse que la mayor satisfacción de este deporte, para protagonistas y tribuna, son los goles.


Su esencia era ofensiva de principio a fin. Sin embargo, los resultados positivos, contra todo lo presupuestado, no acompañaron a la gestión de Joaquín y en sus primeros 270 minutos sobre la cancha, sumó tres derrotas, apenas marcando un tanto por juego. Su oncena entró en una crisis que no logró revertir y en la octava fecha fue cesado de su cargo.

Hoy, en referencia a los tres primeros compromisos, Eduardo Coudet, estratega fronterizo, tiene peores cifras que del Olmo. El descalabro por 0-3 ante Monterrey, apenas ayer, supuso la total debacle de su administración.

Coudet llegó a inicios de junio pasado, con la meta firme de mantener los resultados positivos que dejaba su antecesor, Miguel Herrera, pero más allá de la salida de varios elementos que antes fueron figuras, como Guido Rodríguez y Avilés Hurtado, Xolos parece haber perdido la brújula con el estratega pampero en el timón.

Tres derrotas son producto de su labor hasta el momento y para infortunio de su trabajo, en cada encuentro que Tijuana ha disputado, el siguiente, el más reciente, ha dejado en claro que sus deficiencias son mayores.

En el Apertura 2017, Xolos comenzó su camino con un descalabro en casa, frente a Cruz Azul, por 0-2, aunque las precisiones del juego indicaban que el equipo podría tener argumentos de reacción; en la segunda fecha, en Aguascalientes, ante Necaxa, se repitió la derrota, pero ahora el marcador fue de 1-0; finalmente, en la fecha que aún se disputa, Tijuana recibió a Monterrey, que no había conseguido su mejor rendimiento, pero que en La Frontera sumó tres puntos... Ahora, las dudas, más allá del campo, se pasan a su entrenador y su continuidad en el banquillo.