“Xolos me renovó”: Daniel Guzmán

Tras un año de inactividad, Daniel Guzmán aseguró, en entrevista con La Afición, que son Tijuana recobró la frescura para dirigir, pues tiene un proyecto en el que le han dado armas para buscar los objetivos y un respaldo que en sus últimos equipos no tuvo 

Daniel Guzmán, entrenador de Tijuana
Daniel Guzmán, entrenador de Tijuana (Mexsport )

TIJUANA, México

El sol pega suave en el Estadio Caliente, pero la intensidad de Daniel Guzmán destaca entre tanta tranquilidad. Es franco y no teme afirmar que necesitó de un año para desintoxicarse de sentimientos frustrantes de su pasado como entrenador, que le gusta ser amigo de sus jugadores más que un técnico impositivo y que el proyecto de Xolos llegó para revivir su nombre.

"Tijuana me dio una renovada tremenda, tuve un año de pausa en mi carrera, vino a refortalecer mi nombre por estar en los primeros lugares, pero ya tengo trayectoria, voy para doce años como técnico y me siento pleno, disfruto hoy más que nunca mi carrera como técnico, me apasiono más venir a un entrenamiento, y se dio todo, ha habido una conjunción de piezas, hemos cuidado el mínimo detalle, pero por algo se nos está dando, porque hemos invertido un trabajo muy fuerte y eso es lo que me tiene muy motivado.

El Travieso reconoció que en sus últimos trabajos como entrenador no le fue nada bien, pero también dijo que esos episodios le dieron enseñanzas importantes.

"En Atlante trabajé dos meses y ahorita ya no están los directivos que a mí me hablaron, eso quiere decir que en ese momento no se alargó un proyecto. En Puebla también trabajé dos meses, tampoco ya no están esos directivos en el fútbol mexicano. Hoy llego a un equipo donde hay proyecto, donde hay organización, donde te comprometen día a día a mejorar, aquí el lenguaje que hablas es de futbol, de agradecimiento, de pasión ¿entonces, todo eso es la cabeza de este Xolos, por eso quiero seguir aprendiendo y dejar huella en esta institución.

Luego, dejó en claro que le había faltado seriedad en sus proyectos pasados: "En los equipos que me la dieron seriedad en los proyectos, como en Santos Laguna, en donde trabaje tres o cuatro años fuimos campeones, en los demás equipos me ha ido bastante bien, y la verdad hoy me reencontré con muchas cosas en mi vida y me siento contento.

Muchos destacan tu empatía con los jugadores, más que tu calidad como entrenador...

"Todas las cosas que pasan no son obra de la casualidad, es porque uno hace que las cosas sucedan. Mi filosofía de trabajo siempre la voy a defender, a veces no me considero técnico, me siento un jugador retirado, con conocimiento para hacer que los futbolistas jueguen a tope, y jueguen y crezcan al mejor nivel como individuo y como equipo. Tantos años de vestidor, obviamente los tengo que canalizar en este momento, la palabra empatía la respeto y es agradable para mí, porque cuando uno es amigo de verdad hace críticas cuando tiene que criticar, le tiende la mano al muchacho que está medio triste, todo al servicio de la institución".

¿No sientes que se demerita tu trabajo?

Yo no, porque soy un agradecido de la vida, soy exitoso por el simple hecho de hacer lo que me gusta, te repito que me apasiona ser técnico y en la vida todo puede pasar, cosa buenas, criticas, pero a estas alturas de mi vida estoy muy contento de ser técnico de Xolos, quiero dejar huella aquí y quiero seguir con esta filosofía de trabajo que me ha dejado éxitos en mi vida.

Estuviste un año fuera del futbol, ¿pensaste en tomar otros rumbos?

Primeramente en esta pausa hice muchas cosas, abrí escuelas de formación para jóvenes con mi nombre de travieso, hice un proyecto de tercera división de Atlacomulco en Guadalajara, pero sin lugar a dudas todavía sentía ese cosquilleo de volver a dirigir, tuve oportunidades, estuve a punto de ir a la selección e Guatemala y no se dieron las cosas, me puse a trabajar para comentar el mundial pasado, pero ese año de pausa, de vaciarme de tantas emociones que yo había adquirido en mis años como técnico, es como si empezara un segundo tiempo en mi carrera. Cuando me llama Xolos, la verdad no lo creía, me emocionó tanto como la misma emoción que cuando me invitaron por primera vez como entrenador en Chivas, dije 'este es mi momento, tengo que recapitularizar todos los conocimientos que he adquirido como técnico, y disfrutar el día a día y tienen que ver cuál es mi capacidad como técnico mexicano que la defiendo mucho´. Tengo un gran compromiso conmigo y la institución, llegó en buen momento, en una madurez que tengo como técnico, también en lo personal.

Entonces, ¿No pensaste en retirarte?

Nunca pensé, porque llevo como 27 o 28 años en esta carrera tan bonita que es el futbolista, 15 de futbolista y 12 de entrenador, y quiero seguir aprendiendo, sigo apasionado del entrenamiento, siempre me hago autocríticas y el día que ya no sienta pasión haré otro tipo de cosas como otros entrenadores. En este momento estoy empezando en la niñea de mi vejez como entrenador y quiero acumular cosas positivas para mi carrera.

¿Cómo es el trabajo con un presidente tan joven como Jorge Alberto Hank?

Cuando respetas ya admiras y te das cuenta que en tan corto tiempo ha tenido buenos resultados, ha sacado un equipo campeón, ha hecho un buen torneo de copa libertadores, ha tenido buenos jugadores y los ha vendido a buen precio, y sigue teniendo una competitividad, te dan cuenta que hay una cabeza pensante, hay una cabeza innovadora, con proyección al futuro y respeto y admiro a este tipos e personalidades si las tengo a mi lado mejor, porque sigo aprendiendo. Se ha dado todo, el tener un presidente joven que me está dando esa renovación como ser humano y técnico, y yo haber dirigido doce años, me vuelvo a encontrar con un proyecto nuevo desde las distancias, la cancha, con un presidente joven, con Nacho Palaou, son gente emprendedora, joven, y yo así me siento, tengo que ser joven y emprendedor.

Se fueron dos elementos importantes al América, ¿Costó trabajo llenar esos huecos?

Si me hubieras preguntado eso tres o cuatro años antes, todavía me estaría lamentando las faltas de los jugadores importantes, pero me puse a trabajar con la directiva y no le fallamos. Trajimos a Jesús Chávez a quien ya había tenido en Puebla y embonó muy bien con Gandolfi; trajimos a Gabriel Hauche campeón con Racing, llegó y mostró su calidad. Ricardo de Jesús tenía una gran revancha deportiva porque dejó de jugar en Querétaro. Todavía falta un ecuatoriano, José Ayoví, desafortunadamente se lesionó antes del torneo. Toda esta gente parecía que ya conocía a la institución, que conocía la cancha, por eso parece que los resultados fueron inmediatos, y con toda la madurez, porque perdimos el primer partido contra Puebla y muchos dudaban, decían que este equipo iba a resentir muchas cosas. Nos dedicamos a trabajar y que ele exterior hable, nosotros solo nos ocupamos del interior, por dejar todo en la cancha, por no descuidar detalles ya sí vamos a seguir todos los días que yo esté en esta organización.

Daniel sabe bien que lo más difícil de su trabajo está por llegar, pues con Xolos tendrá que hacer algo más que mantenerlo en el primer lugar de la competencia. La afición quiere el título, y ése es el verdadero reto. Por lo pronto, se siente satisfecho porque tiene claro que va por buen camino y que le ha respondido a la institución.