Xolos obligados a ganar en Veracruz

El equipo canino deberá buscar la victoria este sábado si quiere evitar presionar el "botón de pánico" a mitad del torneo

Xolos
(Cortesía)

Tijuana

El Club Tijuana está a media tabla y solamente a un partido de regresar a puestos de calificación; sin embargo, las cosas no se han dado en el último mes y ganar es una necesidad.

Más allá de comentarios de jugadores que expresan su seguridad de poder meterse a la Liguilla si no se pierden puntos en casa aunque no se gane de visita, y de paso exhibir el torneo de competencia local, Xoloitzcuintles debe pensar en ganar ante un Veracruz urgido de puntos.

La situación jarocha en la tabla porcentual hace mostrar una desesperación por ganar en su casa y buscan tomar ventaja del pobre desempeño rojinegro en el mes de febrero.

Joe Corona dijo que Tijuana deberá jugar con Tiburones pensando en tocar la pelota y desesperarlos aún más, pero al mismo tiempo aseveró que su equipo tiene que cortar la mala racha fuera de su casa.

Un año y más de un mes es el tiempo que tiene 'Xolos' sin conocer la victoria en calidad de visitante y eso preocupa. Antonio Mohamed fue parte del inicio de este maleficio para el equipo fronterizo, una vez que se comenzó a pensar en sacar triunfos en Copa Libertadores.

Con Jorge Almirón las cosas simplemente no salieron y nunca pudieron caminar, ni siquiera en casa. Ahora César Farías es parte del mismo problema y cuando se admite que hay deficiencias en la última línea, algo se tiene que hacer.

El capitán canino desde los días en Liga de Ascenso, Javier Marcelo Gandolfi, admitió durante la semana lo obvio, pero que nadie ha comentado: se ha perdido la seguridad en la defensa, misma que los convirtió en la mejor del país hace algunos torneos y teniendo prácticamente a los mismos elementos.

Si Veracruz está obligado a vencer por sus problemas porcentuales, Tijuana está obligado a ganar si quiere tan siquiera pensar en ser considerado como protagonista del campeonato, aunque esa misma situación pudiera dejarnos un partido con par de equipos que jueguen a no perder.