Gandolfi, el capitán con la tarea de volver a levantar a Xolos

Llegó de Chiapas en el 2010 a la Liga de Ascenso, un reto que tomó por la seducción de un proyecto serio

Javier Gandolfi
Javier Gandolfi (Mexsport)

TIJUANA, México

El complicado momento de los Xolos parece tener solución en la actitud, esa es la bandera con la que ha navegado el barco fronterizo en la Primera División con la frase que dejó muy marcada a este club cuando llegó Antonio Mohamed: "La actitud no se negocia", y esta ha sido respaldada por el capitán Javier Gandolfi quien ha sido el capitán del equipo durante 5 años de los 8 que tiene en existencia el club.

Llegó de Chiapas en el 2010 a la Liga de Ascenso, un reto que tomó por la seducción de un proyecto serio, y es que fue una decisión importante, pues bajar de categoría cuando había sido campeón y capitán en la Copa Sudamericana con Arsenal en el 2007 no parecía que la división de plata mexicana fuese su lugar. No obstante, Joaquín del Olmo le ofreció de forma expresa ser el líder del equipo aún sin conocerlo, pues el currículum del defensa argentino le bastaba a pesar de no tener un buen momento por Chiapas.

"Se viene el 2010 con Joaquín del Olmo, la verdad es con él lo había hablado por teléfono, quería que viniera a ser capitán a este proyecto. Fue raro, pero después nos conocimos y fue más formal", así explicó Gandolfi su llegada.

Javier Gandolfi se ha convertido en el capitán del equipo de más rápido ascenso en la historia, con apenas 8 años de existencia, Gandolfi ha visto como el equipo al que considera su segundo hogar en la vida, ha logrado el ascenso, ha sido campeón de México y ha participado en Copa Libertadores y Concachampions. Y en todos, el sudamericano naturalizado mexicano ha portado el brazalete.

"Siempre digo que uno trata de dejar huella, en esta ha sido mi segunda casa (Xolos) porque he conseguido cosas muy importantes como el ascenso, el torneo de liga en Primera División, ojalá me recuerden como una buena persona, como un capitán, siempre digo que antes de ser doctor, utilero o jugador, somos seres humanos y espero que me recuerden por eso", dice el "cobija" como le apodan en Argentina.