Soporta Pumas a un arrojado Veracruz en la ida de cuartos

Daniel Keko Villalva, el hombre más bajito de la Liga MX, fue el único anotador (1-0) en el primer capítulo de cuartos del Apertura 2015 en el puerto, ventaja que no supo ampliar el Tiburón

Veracruz

Aunque las estadísticas indicaban lo contrario, Veracruz le propinó una dolorosa derrota a Pumas por 1-0, en la ida de los cuartos de final. El líder no salió vivo del puerto y la llave se definirá en el Olímpico Universitario, el próximo domingo. El único tanto del encuentro lo marcó Daniel Villalva, en un remate con la cabeza.

EL DUELO

Con un ambiente inmejorable, Veracruz recibió a su equipo en el Luis 'Pirata' Fuente. Fuegos artificiales y ánimo por ver a su equipo ganar. Esa fue la tónica inicial del duelo. La intensidad de la afición escuala se trasladó al terreno de juego, así lo manifestó el desempeño de la oncena de Carlos Reinoso.

Apenas al minuto seis, luego de que Alejandro Palacios salvara su marco en una jugada anterior, Daniel Villalva inauguró el marcador en favor de los Tiburones. El argentino, uno de los jugadores más bajitos de la Liga, se alzó para rematar con la cabeza un centro de Fernando Meneses. 'El Pirata' estalló en júbilo.

Van Rankin perdió la marca del 'Keko' en el centro del mediocampista chileno, y éste remató a placer y con ventaja de saberse cómodo. La distracción del '2' auriazul se reflejó en el electrónico. A Pumas le había pasado una aplanadora por encima y su defensa exhibía falencias que, hasta entonces, no había mostrado.

Después del gol, Pumas intentó reaccionar, trató de combinar con sus hombres de ataque y así lograr sociedades, las mismas que en la fase regular le rindieron frutos. Esta vez fue en vano. Los Tiburones eran los dueños del balón, no lo prestaban y desbarataron cualquier indicio de peligro en su arco. Ahogaron a los universitarios.

La profundidad que no tenía Universidad, sí la tenían los locales. Al 31', el abanderado anuló un remate de Furch que había ingresado a la meta de Palacios, luego de un tiro libre. La presión era constante, los escualos mordían y apretaban en cada línea. Los embates no cesaban, sofocaban al rival. Así llegó el descanso.

Durante el inicio del complemento, Pumas recuperó la pelota por lapsos, pero sin la idea suficiente para generar peligro. Era el mediocampo la zona en la que la gestión del esférico se perdía y no conectaba con el ataque. Eduardo Herrera tocó pocas veces el balón y colaboró en poco y nada en la creación del ataque.

Desesperado, al 57', Guillermo Vázquez le dio ingreso a Daniel Ludueña, sacrificando la verticalidad de Fidel Martínez. La intención del timonel era reajustar su ofensiva, lograr que los hombres de adelante se enchufaran e hicieran, por fin, el daño que necesita su equipo. Pero Veracruz no cedió. Los escualos se empeñaron en sus convicciones y esencia y mantuvieron a raya al líder.

Al 61', Ludueña mandó un disparo con efecto, cruzado, que contuvo Sergio García, el cancerbero veracruzano, quien levantó la ovación de su tribuna. Meneses respondió con el cobro de un tiro libre que parecía incrustarse en la portería azul y oro. Alejandro Palacios estuvo ahí para quedarse con la bola.

El último cambio de Universidad le dio entrada a David Cabrera. Con este último, Pumas ganó terreno perdido, sumó gente en la línea más endeble del campo y consiguió penetrar, pero en cada oportunidad generada apareció la figura de Sergio García, el portero escualo. Por arriba, por abajo o por los costados, el veterano guardameta consiguió evitar la igualada.

Reinoso, consciente de la ventaja del rival, cerró el encuentro. El chileno le dio ingreso a Óscar Vera y Luis Martínez para guardar el marcador y definir todo este domingo, en la cancha del Olímpico Universitario. Las últimas sensaciones del encuentro no fueron suficientes para evitar el naufragio de Pumas, el líder, ante el octavo clasificado general.