Guillermo Vázquez: Experto en misiones imposibles

Tal cual lo requieres Veracruz, su estratega ya ha conseguido proezas futbolísticas en el pasado; los números le brindaron satisfacciones en Cruz Azul y Pumas cuando todo parecía perdido

Guillermo Vázquez, técnico de Veracruz
Guillermo Vázquez, técnico de Veracruz (Imago7)

Ciudad de México

A inicios de diciembre pasado, la directiva de Veracruz hacía oficial la llegada de Guillermo Vázquez a la dirección técnica de los escualos. Memo, experto en sacar adelante encomiendas con la etiqueta de imposibles, asumía su mayor reto como timonel: "Sí, cómo no, vaya que está difícil la encomienda, pero también confío en que con trabajo y mucho profesionalismo de los jugadores, saldremos adelante", decía para ESPN. La empresa era conseguir la máxima cantidad de puntos posibles y hasta esperar cierta combinación de resultados, para sacar a los del Puerto del último sitio de cocientes e ilusionar a su afición con la estancia en Primera... Hoy, a falta de tres encuentros en el torneo, lo ha conseguido.

A los Tiburones Rojos les resta un cierre de torneo bravío, en el que tendrán dos juegos como locales, pero una visita peligrosísima ante Toluca, en el Nemesio Diez. En la actualidad, con un cociente de 1.0707, los dirigidos por Vázquez se ubican un peldaño por encima de Lobos BUAP (1.0323) y tiene el sartén por el mango. De las nueve unidades que hay en disputa, los escualos requieren un mínimo de dos, para obligar a los poblanos a sumar cuatro, de lo contrario, sería La Jauría la que se despediría del máximo circuito, eso sin mencionar que durante los más recientes cinco compromisos, los universitarios solo registran un efectivo a su cuenta. El destino le sonríe a los pupilos de Memo.

Además de las cifras a favor, los Tiburones acarrean una inercia positiva que por el momento, los sitúa en puestos cercanos a la zona de Liguilla. Con 18 puntos, se ubican en el noveno peldaño de la clasificación general, solo por diferencia de goles detrás del Puebla (La Franja tiene un -2 y los escualos -3). De hecho, tanto ha repercutido el cambio de mentalidad en el equipo, que han logrado hilar tres triunfos, situación que no es menor; semanas antes, también le arrebataron unidades a rivales de prosapia y jerarquía. En la séptima fecha, acudieron a CU para quitarle el invicto a Pumas, situación que puso en jaque al entonces líder; días después, en el Azteca, igualaron a un gol frente al América de Miguel Herrera.

Por si todo lo mencionado fuera poco, Guillermo Vázquez es un entrenador acostumbrado a las gestas relevantes, a luchar contracorriente e impregnar su sello en las distintas escuadras que ha dirigido. En el segundo certamen en el que dirigía a Cruz Azul, Memo se enfrentó con una crisis casi al cierre del torneo, sumó cuatro encuentros sin ganar y registraba únicamente once unidades, a falta de siete compromisos, requería de un paso prácticamente perfecto para colarse hasta instancias finales. Los fantasmas de La Máquina y los cuestionamientos aparecieron rondando la posibilidad de cortar la continuidad del timonel; el calendario tampoco favorecía ni al más entusiasta de los celestes.

Con un futbol ofensivo, como el que practicó con Pumas en sus inicios como entrenador, Vázquez revirtió las críticas y consumó lo imposible. De los 21 puntos disponibles obtuvo 18, convirtiendo a un gris Cruz Azul en un serio contendiente al campeonato; dicho escuadrón terminaría en el quinto puesto de la clasificación general y accedería hasta la final, frente al América, donde la historia no respaldó a las cifras. Memo cerró aquel certamen con una ofensiva a tope, que marcó 15 anotaciones en sus últimos cinco encuentros. "No es magia, es el trabajo, es consecuencia de lo que hemos hecho a lo largo de la semana y del entendimiento de la idea por parte de los jugadores", comentó el propio timonel.

La etapa de Memo Vázquez al frente de Cruz Azul concluiría un semestre después, en medio de polémica por quedar al margen en cuartos de final. El futbol le resguardaría otra oportunidad para dirigir y sería de nuevo en Pumas, el equipo que le formó como futbolista y estratega. Tomó las riendas de Universidad Nacional con el equipo sumergido en una crisis deportiva, luego de que José Luis Trejo dirigiera las primeras cinco fechas con más descalabros que satisfacciones. El timonel identificado con los colores auriazules volvía a poner su credibilidad en tela de juicio, con todo en contra para conseguir el éxito que se esperaba. Calificar a la Liguilla era el objetivo deseado.

Aquella escuadra llegaría a la fase final tan esperada al final de cuentas. Hasta la jornada 12, faltando cinco compromisos, una derrota a manos de Leones Negros, puso en duda que los felinos se colaran a la etapa en la que decide el campeonato, los de CU requerían de un cierre competitivo y que le brindara bastantes réditos para aspirar a la Liguilla. Dos triunfos y tres empates después, los del Pedregal se colaron en el octavo puesto general y aunque una semana después los echó el América, Memo Vázquez volvía a demostrar su efectividad de cara a una competencia férrea. "Me voy orgulloso de lo demostrado por el grupo, de la garra y la determinación con la que se enfrentó esta llave y todo el torneo".

¿CUÁL ES LA FÓRMULA NECESARIA?

Si Lobos suma...

0 puntos Desciende Lobos

1 punto Desciende Lobos

2 puntos Desciende Lobos

3 puntos Desciende Lobos

4 puntos Veracruz necesita 2

5 puntos Veracruz necesita 5

6 puntos Veracruz necesita 9

7 puntos Desciende Veracruz