Errores limitaron a Tiburones Rojos en 2015

Sin tener un plantel de muchas figuras, sin nombres, pero sí de hombres, los escualos firmaron un excelso año con su inclusión a la fiesta grande

Furch celebra después de anotar el segundo gol de Veracruz
Furch celebra un gol de Veracruz (Mexsport)

VERACRUZ, México

El 2015 fue un buen año para Tiburones Rojos de Veracruz, que de pelear por no descender en la Primera División del futbol mexicano, fue capaz de incluso clasificar a dos liguillas consecutivas.

Clave de esto, sin duda, fue el aporte del técnico chileno Carlos Reinoso, quien en un acto para motivar a sus jugadores regaló vehículos en sorteos gracias a sus buenos torneos realizados.

Pero todo eso no se hubiera concretado, sino es por el trabajo efectuado durante los entrenamientos, incluso Veracruz es de los pocos equipos que entrenan dos veces al día y desde las 07:00 horas.

Sin tener un plantel de muchas figuras, sin nombres, pero sí de hombres, los escualos firmaron un excelso año con su inclusión a la fiesta grande, en la que no pudieron sobresalir más allá de los cuartos de final a causa de algo humano, los errores.

En el Clausura 2015, un ídolo y quien inclusive alcanzó un lugar en la selección mexicana, el portero Melitón Hernández pasó de héroe a villano en el puerto jarocho tras sus fatídicas fallas los cuartos de final contra Gallos Blancos de Querétaro para quedar eliminados de dicho certamen.

La buena imagen de Tiburones Rojos se mantuvo en el siguiente certamen y gracias a que mantuvo su base en el plantel, así como su fortaleza en el Luis "Pirata" Fuente, repitió su presencia en la liguilla.

Sin embargo las constantes fallas de sus atacantes y un error arbitral lo dejaron sin opciones contra el líder Pumas de la UNAM.

En el juego de ida el equipo jarocho perdonó y sólo venció por 1-0 debido también a que presuntamente no se le marcó un penal a favor y en la revancha cayó por el mismo resultado para quedarse en el camino debido a que la escuadra del Pedregal fue líder.

Así Veracruz firmó un año aceptable pero se quedó con ganas de revancha y espera que otra vez los yerros lo dejen llegar más lejos en el 2016, por lo pronto el "Maestro" Reinoso puso de meta llegar a la final.