Caín llega relajado a UFC 200

Sin la presión de ser el estelar, Velásquez pudo enfocarse en su rival, Travis Browne, y la meta de volver por el cinturón que hoy le pertenece a Stipe Miocic

Las Vegas

Otra larga espera, esta vez fueron 13 meses antes de que Caín Velásquez pudiera regresar al octágono, pero está seguro que valdrán la pena. El ex campeón del peso completo se notó aliviado durante el pesaje de UFC 200 tras el careo ante Travis Browne.

Será su primera pelea a tres rounds desde mayo del 2012, y la primera vez en seis años que no es el evento estelar o co estelar de una función. En fin, sonríe mucho más de lo habitual para ser las últimas horas antes de pelear.

Velásquez y Browne abrirán la cartelera estelar del evento más grande en la historia del UFC. Dana White, el presidente, ya adelantó que tienen la tendencia para pensar que será también el pago por evento mejor vendido, pero ésta vez Caín solo tiene que preocuparse de su rival.

"Es muy largo, ya sé que casi todos mis oponentes son más largos y pesados que yo, pero me siento muy cómodo con eso, trajimos a un buen kickboxer "Chopper" Chi, que es muy bueno, más alto que él y usa la distancia, y estoy ahora cómodo para pelear con lo que sea", explicó tras la ceremonia pública del pesaje.

El llamado 'Brown Pride' aseguró que, a pesar de que está volviendo a compartir cartelera con Brock Lesnar, a quien le quitó el cinturón en el 2010, no le interesa una pelea de revancha, sino que tiene la mira puesta en el cinturón que hoy le pertenece a Stipe Miocic.

"Si se da una pelea con él, ya veremos, pero uno como peleador lo que quiere es siempre ser el mejor, así que lo que yo quiero es volver a tener una pelea de campeonato", agregó.

Caín entrena junto a Daniel Cormier en el AKA de San José, California, y aseguró que no se distrajo con los cambios que tuvo la cartelera por la salida de Jon Jones, aunque ve a su compañero más fuerte que nunca.

"Mejoró mucho en este camp, cada vez fue más difícil pelear con él y siempre peleamos duro; él está feliz por mí y yo por él, sabe que voy a ganar y yo quiero que gane".

El enfoque, como siempre, está en la pelea, no reparó en la poca atención que la promotora le dio, o el hecho de que estuviera fuera de la mayoría de las actividades de prensa.

"Yo solo quiero representar a México, a los latinos que están en Estados Unidos, hacer una buena pelea y ganar para ellos", finalizó