El ‘Fénix’ llegó al UFC

Juan Manuel Puig es apenas el segundo peleador nacido y formado como profesional en México dentro de la promotora. Entrenó junto a Caín Velásquez en AKA para su debut en la final de TUF 19 el domingo 6 de julio

Juan 'Fénix' Puig: La diferencia (Carlos Contreras Legaspi)

San José, California

Juan Puig ha tenido que tomar decisiones importantes en su carrera como peleador y hasta ahora están rindiendo frutos.

El ‘Fenix’ debutará este domingo 6 de julio dentro del UFC en el Mandalay Bay de Las Vegas, ante el brasileño Adriano Martins, pero el camino desde el gimnasio Bonebreakers de la ciudad de México hasta la promotora de artes marciales más grande del mundo no fue sencillo.

Tuvo que pasar por el programa de desarrollo del UFC, que lo seleccionó en enero del 2013 y lo envió a entrenar durante seis meses en Albuquerque, Nuevo México, ahí no tuvo oportunidad de pelear, a diferencia de algunos de sus compañeros y tuvo que tomar su propia ruta, con escalas en Brasil ante Alan Barros y Bruno Batista, a quienes venció por sumisión, para ganarse el derecho a pelear por el título de Jungle Fight, pero antes de enfrentarse a Tiago dos Santos por el cetro, ambos recibieron ofertas del UFC.

En estos 18 meses ha crecido en todos los aspectos, comprendió que su división natural no eran las 170 libras (77 kilos) del peso welter sino las 155 (71 kilos ) del ligero. Además se enfrentó, tanto en el gimnasio de Greg Jackson en Nuevo México, como ahora en la American Kickboxing Academy a los mejores del mundo, campeones y ex campeones del UFC.

En su última pelea en México, Fénix venció al tijuanense Akbarh Arreola, quien también firmó en UFC y debutará el 26 de julio 

“He podido conocer el más alto nivel. Aquí todo el tiempo están los menores del mundo, en Jackson’s teníamos a Jon Bones Jones, aquí en AKA trabajo con el ídolo Caín Velásquez, pongo atención a la clase y veo que mis compañeros son John Fitch, Velásquez, Daniel (Cormier), se hace normal, además de haber entrenado en Albuquerque con Jones, con Carlos Condit y con Frank Mir y se haga normal, ya cada vez somos más parte de ese nivel del UFC”, compartió el nacido en Izúcar de Matamoros en exclusiva con La Afición.

Cerró su campamento en California, junto a Caín Velásquez, quien solo pudo ayudarlo la última semana, debido a la grabación de The Ultimate Fighter Latinoamérica y haciendo sparring con Josh Thomson, uno de los mejores de su división; ese roce le da confianza para su debut, “A veces finalizaba a personas que habían sostenido el cinturón del UFC, campeones de distintos pesos, dije, pues si el tuvo un cinturón y hoy lo pude finalizar, pues voy por buen camino”, agregó.

Juan Manuel, que además tiene las carreras de chef y derecho, llegó a AKA gracias a un alumno que tuvo en común con Javier Méndez, el entrenador en jefe del campeón del peso completo, quien revisó su record y le gustó su estilo para integrarlo al equipo.

Méndez, nacido en Michoacán, pero radicado en Estados Unidos desde su niñez, tuvo una extraordinaria carrera en el kickboxing  y se convenció fácilmente de recibirlo, “la primera vez que lo ví hacer sparring me gustó, me dio orgullo, porque tiene el corazón de un mexicano, es guerrero”, señaló.

Para el pesaje del próximo sábado aparecerá portando un sombrero de charro 

Él estará en la esquina del poblano junto a su entrenador en Bonebreakers Raúl Senk y su compañero de entrenamiento Djatmiko Waluyo, pero fue el entrenador Constantino Nuñez quien le puso mayor atención y se enfocó en el rival brasileño, “Fénix está listo, Adriano es un peleador fuerte, pero lento. Pienso que van a entrar la mayoría de los golpes y hay que cuidarse de un volado o de otro golpe porque tiene la mano pesada, tiene nocaut pero Juan tiene muchos movimientos, trabajo en la velocidad y en el contragolpeo rápido”, adelantó.

Finalmente, para el segundo peleador, nacido y desarrollado en México dentro del UFC hay una gran diferencia en su entrenamiento actual, pues su condición cardiovascular es mucho mejor y su nivel de combate también, “en el DF, tenía la ventaja de la altura. Aquí la presión es alta, son peleadores que están habituados al más alto nivel y han buscado estudiar todo esto del acondicionamiento físico y aquí estas constantemente sin parar, todo el tiempo tirando golpes”.