UFC 171: Drama en el pesaje

Tres peleadores batallaron con la báscula previo al UFC 171 en Dallas; Johny Hendricks estuvo cerca de perder el título welter sin pelear, Kelvin Gastelum sufrió de más y Renee Forte fue sancionado

Dallas, Texas

Johny Hendricks estuvo cerca de recibir un duro golpe en su carrera, pues sufrió para dar el límite de las 170 libras previo a UFC 171 en Dallas, donde disputará el título welter del UFC ante Robbie Lawler.

Fue una tarde en la que tres peleadores fallaron en la báscula, pero la mayor preocupación de Hendricks fue la reglamentación de la Comisión Atlética de Texas, que le aseguró que de no pesar 170 podría pelear, pero el cetro vacante solo sería de Lawler en caso de vencer.

Hendricks subió a la báscula confiado, acompañado por el gurú del acondicionamiento físico en las artes marciales mixtas Mike Dolce, pero se encontró con la sorpresa de que la balanza marcó 171.5 libras; Johny provocó confusión entre el público y directivos de UFC.

La comisión atlética de Texas solo concede una hora para hacer el segundo intento en la báscula

Ahí comenzó el drama en el escenario de la sala de conciertos Gilly’s; durante la ceremonia, también el peleador de origen mexicano Kelvin Gastelum marcó arriba del mismo límite, con 172.5 libras, y el rival del tamaulipeco Frank Treviño, el brasileño Renee Forte, marcó 156.5 libras, apenas por encima del límite de la división ligera e hicieron una larga hora de espera para saber sus destinos.

Gastelum intentó 40 minutos después y se mantenía en 172 libras, su equipo lo subió a un auto con calefacción y lo llevaron desesperados al hotel para volver al sauna. El de familia sonorense pesó 21 libras más el miércoles por la noche y el desgaste lo dejó en malas condiciones, subió acompañado de su entrenador, quien lo cargó en el tercer intento, donde finalmente marcó 170 y peleará sin sanción ante Rick Story el sábado por la noche.

Forte, rival del mexicano Treviño, mostró poco respeto por él. Francisco tuvo que bajar 50 libras en 60 días y llegó a su peso meta 24 horas antes del protocolo para subir en 155 libras. Forte no hizo el intento y después de pesarse por segunda vez, su equipo prefirió perder el 20 por ciento de la bolsa.

Los protagonistas de la pelea co-estelar, Carlos Condit y Tyrone Woodley, no presentaron problemas, y el que tuvo la mejor recepción fue Diego Sánchez, quien se llevó el premio a pelea de la noche en UFC 166 (el séptimo de su carrera) al entrar con su clásico grito de guerra “Yes, Yes, Yes”, que incluso intimidó  a su oponente Miles Jury.