¿Adiós a Conor?

Khabib Nurmagomedov retó a Georges St. Pierre para la función de aniversario del UFC en noviembre, sin embargo, sacar al irlandés de la primera defensa será complicado

Khabib Nurmagomedov
Khabib Nurmagomedov (Carlos Contreras Legaspi)

Nueva York

Khabib Nurmagomedov se quedó con el título de las 155 libras en UFC 223 la noche del sábado. La victoria ante A Iaquinta en el Barclays Center de Brooklyn fue el pretexto para despojar al irlandés Conor McGregor del cinturón absoluto y al mexico estaduinidense Tony Ferguson del interino.

El ruso se coronó de forma irrefutable, arrasó en las tarjetas de los jueces a Iaquinta, quien entró de reemplazo unas 36 horas de anticipación, ante las bajas de Ferguson, Max Holloway, Anthony Pettis y Paul Felder, que fueron las opciones previas durante la semana. McGregor, no había defendido esta faja desde que se apoderó de ella en noviembre de 2016, más de 500 días de reinado sin presentarse al octágono.

El irlandés protagonizó un ataque al camión de Nurmagomedov el jueves pasado y lesionó al menos a dos peleadores, tres peleas fueron canceladas por su culpa y salió bajo fianza en la tarde del viernes luego de pagar 50 mil dólares, sin embargo, todavía parece una opción para el UFC, que a pesar del escándalo tuvo una noche redonda.

“La entrada fue de más de 17 mil personas y la recaudación superó los 3 millones de dólares, rompimos por mucho nuestro propio récord en el Barclays Center. Con todo lo que sucedió durante la semana estamos más que satisfechos”, expresó Dana White, presidente de la promotora, que estuvo cerca de cancelar la cartelera

El ejecutivo no se atreve a hablar de una sanción o decisiones contractuales con McGregor, asegura que son temas que se aclararán ésta semana, pero ha bajado el tono de furia con el que se expresó horas después de los incidentes.

Es decir, la puerta está abierta para que McGregor sea el primer retador de Nurmagomedov por el cinturón en una pelea que seguramente recaudará cerca de los dos millones de pagos por evento. Además desestimó la posibilidad de que enfrente a Georges St. Pierre, ex campeón de los pesos welter y medio en la función de aniversario en noviembre.

“La última vez que hable con el manager de Georges fue para ofrecerle una pelea, seguramente era contra Tyron Woodley, pero no sé si él quiera pelear”, agregó White.

El ruso pidió la oportunidad con St. Pierre tras su victoria con Iaquinta pues, “Yo veía sus peleas con mi padre, es la pelea con la que mi padre sueña porque cuando yo era campeón junior de sambo en Daguestán el ya era el mejor del UFC, era mi sueño pelear con el mejor un día”, explicó.

Sin embargo, la leyenda canadiense dejó vacante el cinturón medio por problemas de salud y no ha expresado una fecha de regreso, además Khabib, sabe que sería una decisión osada, “El tendría que bajar ahora a 155 libras y buscar un tercer título, hacer más grande su legado, pero será difícil porque el ya no tiene que demostar nada, él es el más grande en la historia de este deporte”.

A final de cuentas, el peleador del equipo AKA y pupilo del entrenador mexicano Javier Méndez sabe que: “La pelea del dinero es con Conor, pero para mi carrera es GSP y también traería mucho dinero. Si Conor quiere hacerlo aquí lo estamos esperando, que deje de anunciar Burger King y los sandwiches de pollo y pelearemos dentro del octágono. Si quiere hacerlo afuera también puede decirme la ubicación y la fecha y lo haremos”, agregó.

Ferguson, ex campeón interino tendrá que ser operado de la rodilla que lo sacó que la función, así que difícilmente regresará este año. Las posibilidades de que le den una oportunidad a McGregor y justifiquen sus actos, son muchas.