Goyito, feliz de pelear en casa

Como adelantó La Afición, Erik Pérez combatirá el 7 de junio ante Bryan Caraway en la ciudad donde radica, Albuquerque, Nuevo México y está agradecido pues podrá concentrarse al cien por ciento en su campamento

Goyito Pérez
Goyito Pérez (INK PR)

Ciudad de México

Después de dos intentos frustrados, Erik Pérez finalmente concretó su primera pelea del 2014, un combate que sabía que tarde o temprano llegaría ante el estadunidense Bryan Caraway. El ex peleador de la WEC,  se encuentra al igual que el neoleonés en los linderos del Top 10 de la división gallo y es un rival interesante para su desarrollo.

Las últimas derrotas de Pérez y Caraway sucedieron ante el japonés Takeya Mizugaki en 2013.


“Yo creo que tiene más experiencia que yo, estoy feliz de enfrentarlo. Él había dicho que me quería ver en una pelea y estaba en los planes del matchmaker de UFC, así que vamos a darnos con todo el 7 de junio”, contó Goyito en entrevista a La Afición.

Para el combatiente de 24 años, subirse al octágono en Albuquerque es lo más cercano a pelear en territorio mexicano, pues radica en esa ciudad y se sentirá apoyado por todo su equipo. “Cuando me mudé para acá pelee en otras compañías que no eran UFC y se nota la diferencia, voy a estar muy tranquilo, trabajando en mi casa, no voy a tener que tomar aviones, que eso afecta mucho al cuerpo cuando estas cortando peso”, agregó.

En la función pelearán compañeros de su gimnasio, Jackson’s MMA como Rustam Khavilov ante el ex campeón ligero de UFC, Benson Henderson, Diego Sánchez vs Ross Pearson y el mosca John Dodson ante John “Chicano” Moraga”. Una noche ocupada para el equipo de Goyo, donde trabajará con sus entrenadores habituales Mike Valle, Ricky Lundell y Greg Jackson.

“Trato de ver las peleas de todos los peleadores de mi división, siempre trato de ver a los que están en el top 10 y también los que vienen debajo de mí, no lo hemos estudiado a fondo (a Caraway), pero lo he visto pelear varias veces, el me reemplazó en una pelea”, agregó Pérez.

El enfrentamento presenta un conflicto de intereses, pues Caraway, novio de Miesha Tate, conoce bien al coach Lundell y estuvieron juntos en la edición de The Ultimate Fighter del año pasado, “Coach Mike (Valle) y yo hablamos con él y le dijimos que no tomaríamos a mal si él decidía quedar afuera por la relación que tiene con Miesha Tate. Pero el está entusiasmado con la pelea y definitivamente es un punto a mi favor por que lo conoce bien”, explicó el mexicano.

Definitivamente es un tema que preocupaba a Pérez, pues ya se siente consolidado con su esquina, “Yo me siento muy bien, la verdad la primera pelea que trabaje con Ricky, contra Mizugaki yo fui el que no seguí el plan, no escuché a mi esquina.  Pero en la pelea pasada ya todos vieron un cambio en mi lucha, en mis takedowns y creo que ahora sí voy a mostrar que puedo pelear con luchadores como Caraway, que tiene muy buen nivel”.

Finalmente, el 'Goyito Power' adelantó que le gustaría participar en la versión de The Ultimate Fighter latino sin importar si gana Fabricio Werdum o Travis Browne y aunque pensaba entrara a la jaula tres veces este año, espera que la de junio sea la última pelea antes de la primera función de UFC en México en Noviembre.