“Esperen intercambio”, Travis Browne

El hawaiano Travis Browne peleará con Caín Velásquez en UFC 200 y sabe que por el choque de estilos será una de las peleas más espectaculares de la noche


Caín Velásquez en el careo con Travis Browne
Caín Velásquez en el careo con Travis Browne (Carlos Contreras Legaspi)

LAS VEGAS, Nevada

Los fans del UFC sabían que Travis Browne se enfrentarían tarde o temprano. Aunque no será por el cinturón del peso completo, ambos “guerreros” tienen el potencial para dar la mejor pelea de la noche en UFC 200, la cartelera más grande del año.

Browne viene recuperando el ritmo tras noquear a Matt Mitrione y de dar un espectacular primer round ante Andrei Arlovski, donde el réferi detuvo el combate ante la emoción de la arena del MGM Grand Garden.

“Si estoy en una posición complicada tienes que ponerme abajo y desconectarme para vencerme, no me voy a rendir sí tengo un último aliento y estoy consciente voy a seguir peleando. Esperen intercambio”, prometió el hawaiano hablando el choque de estilos con el ex monarca de la división.

Ambos perdieron con Fabricio Werdum, pero es un enfrentamiento que significa mucho para él, “Es mejor momento que nunca, viene de una derrota, desafortunadamente. Pero es UFC 200, si decides pelear en UFC 200 ¿Quién va decir que no?. Tengo mucho respeto por él y ser llamado para pelear con él es un gran honor.”

Browne convivió con muchos de los peleadores mexicanos del UFC cuando vivía en Albuquerque, como ‘Goyito’ Pérez, Gabriel Benítez, Alejandro Pérez y ‘Teco’ Quiñonez y Yair ‘Pantera’ Rodríguez, de hecho para su pelea con Werdum tuvo en la esquina al tamaulipeco Mike Valle. Ahí conoció la entrega de los peleadores nacionales y aprendió a respetar su ‘espíritu guerrero’. La Afición lo documento en abril de 2014.

“Lo van a ver en UFC 200, van a ver al guerreo hawaiano contra el mexicano y los fans verán lo que quieren”, agregó.

‘Hapa’ se mudó a Glendale, California, con Edmond Traverdyan, donde también entrena su pareja Ronda Rousey, quien por el momento está a apartada del gimnasio por compromisos fuera de UFC, así aprovecha que toda la atención está con él.

“Es mejor momento que nunca en el campamento GFC, estamos trayendo a los entrenadores y compañeros que necesito y para llevarme por el camino correcto. Ahora todo se trata de mí y enfocarme”, explicó.

Finalmente Travis reconoció que, de darse, ésta será la victoria más importante de su carrera, “Lo creo, ha estado en el tope de la división por mucho tiempo y se mantiene. Es una pelea dura”.