'Goyito' Pérez: "Me faltó al respeto"

El peleador regiomontano Erik Pérez habló con La Afición en las últimas horas previas a su regreso en UFC Monterrey, un evento donde su rival, Taylor Lapilus ha sacado lo peor de él y solo resta sacar toda la presión dentro del octágono

Goyito Pérez: "Me faltó al respeto" (Carlos Contreras Legaspi)

Monterrey, Nuevo León

Horas antes de su regreso al octágono, Erik ‘Goyito’ Pérez habló con La Afición sobre la pelea más importante de su vida, y aunque en el mundo de los deportes de combate esto suena aun lugar común, en este caso no podía ser más cierto.

El UFC llega a Monterrey, por primera vez y nadie hizo más promoción durante años que él, también romperá una ausencia de 18 meses fuera de la jaula y está obligado a ganar, pues tiene un solo triunfo en sus ultimas tres peleas.

“Se viene la emoción, la adrenalina, siento que se aproxima mi regreso, Que yo esperaba, que mi familia, mi gente y quiero regresa a entregarles esas buenas peleas y que se vea la fuerza de un guerrero que nunca se da por vencido”, contó Pérez Ruvalcaba afuera del cuarto de sauna del hotel, donde hicieron los últimos cortes de peso los peleadores.

Ésta función fue particular para él en todos los sentidos, no pudo festejar su cumpleaños el jueves por estar concentrado, pero su familia lo acompañó, su madre, quien es “la única que lo aguanta” cuando está cortando el peso y su novia.

El sueño de llegar a UFC no fue fácil, mucho menos traerlo a un mercado como Monterrey cuando la promotora busca expandirse hacia Europa, pero al final, fue una realidad,  “nada es imposible, cuando estaba chico pegue una foto de Muhhamad Ali en la puerta ce mi cuarto de unas tenis que compre de la marca que traían esa promoción y cuando ví eso dije, esto es especial. Todas las mañanas desde que tenía 14 años lo miraba y decía ‘imposible is nothing’. Yo siempre lo pensaba y decía tiene que haber un UFC en México y mira ya llegó a Monterrey, lo que siempre estaba pensando y soñando”, agregó.

Erik Gregorio rompió algunos de sus rituales para esta función, en el pesaje encajó la mirada en su oponente, Taylor Lapilus, cuando nunca se engancha y prefiere mirar a la cámaras para la foto, además se dejó la máscara para el pesaje. Hoy trae un coraje diferente, “Cuando lo veo afuera siempre está con su grupito y siempre está riéndose de mi, en ese momento estábamos los dos solos y le cambio la cara. Lo ví y ya mo estaba su grupito, yo nunca me enojo con nadie pero con él si me enoje porque cuando pasaba decían cosas y se burlaban, es una falta de respeto porque no conozco su idioma”, confesó.

Así, tiene una razón más para ganar, “Yo lo visualizo, de muchas formas como lo voy a terminar, puede que llegue la decisión que voy a ganar, un segundo asalto donde lo voy a noquear o rendir, un primer asalto o un tercer asalto, pero en todas lo veo finalizándolo”.

El nacido en Guadalupe, Nuevo León quiere ganar el sábado para pode soltar la presión de dos años sin una victoria (UFC 167), pero ya no deja que lo afecten las críticas, “cuando uno tiene éxito siempre hay comentarios y los agarras, buenos o malos todos son promoción, debes de aprender a no fijarte en los comentarios y estar sordo”, y recordó una historia que le contaron hace unos días, sobre un hombre, que pudo escalar la montaña más alta, sin escuchar a todos los que le decían que sería imposible, “El cabrón llegó hasta la meta y cuando volvió se dieron cuenta que era sordo, la moraleja es no escuchar a los que te dicen que no puedes”.