¿Y si pierde Ronda Rousey?

El UFC le concedió a su gran estrella la oportunidad de no hacer entrevistas ni apariciones públicas antes de la pelea de regreso, pero una derrota podría alejarla para siempre del deporte


Ronda Rousey salió de UFC 193 con el invicto perdido
Ronda Rousey salió de UFC 193 con el invicto perdido (AP)

LAS VEGAS, Nevada

Ha perdido una sola vez en su carrera y todavía no se recupera. Ronda Rousey fue, durante su reinado, la atleta femenina más dominante en cualquier disciplina. Terminaba a sus rivales en menos de un minuto, le daba tiempo para modelar, hacer breves actuaciones en las películas más taquilleras y asistir a todos los programas matutinos de la televisión estadunidense, pero Holly Holm acabó con todo eso.

En noviembre de 2015, la excampeona mundial de boxeo le quitó el cinturón de las 135 libras a Ronda con una actuación dominante, una paliza que la hizo ver como una inexperta y la retiró durante 13 meses del octágno.

Para su regreso, ante Amanda Nunes, la tercera campeona desde que perdió el cinturón, el UFC le dio todas las concesiones, no tuvo que preentarse a los entrenamientos públicos, que se cancelaron ante su negativa, no dio conferencias de prensa y concedió un par de entrevistas previas, con los medios que ella escogió.

Va en contra de todas las políticas de la promotora, que pide a sus atletas participar en gran cantidad de actos mediáticos y los alienta a ser cativos en las redes sociales.

Pero Ronda es la excepción.

“Si comparas la cantidad de entrevistas que ha tenido un peleador, Ronda los supera a todos por mucho, pero esto es lo que ella quería quiere estar concentrada”, dijo Dana White, el presidente de la compañía, quien tuvo que dar la cara ante los medios para explicar la ausencia de las peleadoras estelares en la mayoría de los eventos de promoción.

“No es una circunstancia ideal, pero e s lo que pidió, antes ella hacia todo lo que le pedíamos . Si otro pelador no quería ella lo hacia, . Hizo mucho por nosotros”, agregó.

Mientras los co estelares, Dominick Cruz y Cody Garbrandt disfrutan de la atención que les deja la ausencia de ‘Rowdy’, otros piensan que es injusto que se tomen consideraciones con ella, pues hasta Conor McGregor, el máximo vendedor fue retirado de UFC 200 por negarse a ir a la conferencia de prensa.

Nunes, la monarca brasileña es la cara opuesta, mejora su inglés para poder tener más impacto en los medios internacionales. A pesar de que UFC la liberó de todas las responsabilidades en ese sentido, ha estado activa con los brasileños que la siguen y el miércoles por la mañana habló con unos cuantos reporteros.

“Cuando sueñas con el cinturón tanto como yo lo hice tratas de disfrutar cada momento. Yo no hablé con Robbie (Lawler) ni nadie para preguntarles su experiencia, porque estoy disfrutando la mía”, relató la peleadora.

Amanda reconoció que esta pelea es buena en todo sentido, sobre todo en lo que le va a generar de ganancias y en cuanto a la reducción de actividades dijo que, “Es mejor para mí, a mi me gusta entrenar y enfocarme, prefiero hacer mi corte de peso y pensar en la pelea”.

Así, la “Leona” llega como a su pelea con Miesha Tate, sin nada que perder y con la posibilidad de retirar a Ronda, que antes de conocer la derrota ya hablaba de pelear unas cuantas veces.

La decisión de aislarse ha sido tomada como un signo de debilidad por todo el entorno de la cartelera pero Amanda no se confía, “Lo que está haciendo ahora son juegos, pero eso no me va a afectar. Yo voy a volver a sorprender a la gente. No se que está mal con esta chica, pero si quiere jugar juegos está en con la persona incorrecta”, agregó.

UFC volvió a poner todas sus canicas en la bolsa de Rousey y le han cumplido todos sus caprichos. Ya perdió una vez y la retiró un año, caer esta vez podría ser definitivo.