UFC 180: Una guerra inusual

Fabricio Werdum y Mark Hunt parecen amigos más que rivales dentro del octágono, pero la noche del sábado todo cambiará con el cinturón interino del UFC en juego


UFC 180:Fabricio Werdum Media Day (Carlos Contreras Legaspi)

Ciudad de México

Fabricio Werdum está disfrutando la popularidad que tiene entre los seguidores del UFC en México, su trabajo como analista en las transmisiones hace que la gente lo reconozca y quiere tener a la gente de su lado cuando entre al octágono con el “Cielito Lindo”.

El jueves puso a su rival, el neocelandés Mark Hunt, a ondear las manos al son de la canción que los mexicanos han adoptado como himno de triunfo en el deporte. Últimos momentos de relajación antes de la noche de sábado, donde pelearán por el título interino del UFC.

Werdum no se tomó a la ligera la preparación, pues la altitud y la gran condición física de Caín Velásquez, su rival original, lo obligaron a entrenar como nunca.

“Han sido dos meses aquí, bastante importante, hablé con Márquez (Juan Manuel) en un evento que hicimos en la Policía Federal, muy buena gente, me aconsejó lo mejor posible. Me presentó a su preparador físico, me ayudó en la altitud y de verdad que estoy muy contento con la preparación acá en México”, explicó el brasileño.

Con apenas tres semanas de anticipación, Velásquez tuvo que ser operado y convirtió a Hunt en la opción, pero “es muy diferente, hay un cambio grande de estrategia, hoy cada peleador requiere de una estrategia diferente, antes hace 5 años no era necesario pero hoy tenemos que tener la estrategia para cada uno”, agregó.

El miércoles, durante el partido de la NBA en la Arena Ciudad de México, Werdum pudo sentir lo que era el escenario lleno y muchos asistentes lo reconocieron, “Hoy me siento local, porque justamente no va pelear Caín (Velásquez) si el peleara yo entiendo que la gente estaría con él. Yo ya vine seis o siete veces aquí y me siento representante de Latinoamérica”.

Para Hunt, el trabajo más complicado ha sido bajar casi 30 kilos en tres semanas pero, no podía negarse, “Era mi oportunidad, no la podía desaprovechar. Para mí no es tener el cinturón si gano me sentiré como en contendiente número uno, no como el campeón, Caín Velásquez es el campeón”, finalizó.