“Vienen las tres peleas de mi vida”: 'Perry' Montaño

El peleador mexicano sabe que tras ganar TUF Latinoamérica, lo más difícil es mantenerse en UFC; confiesa lo que aprendió en el 2015

CIUDAD DE MÉXICO

Erick ‘Perry’  Montaño tuvo que recorrer un camino mucho más largo de lo que pensaba para poder estar en el UFC, y aunque en noviembre cumplió el objetivo de firmar con la promotora espera un 2016 de muchos combates para mantenerse en la élite de las artes marciales mixtas.

“Este año vinieron a concluirse muchas cosas que habíamos perseguido, muchas se pusieron difíciles, como estar en la casa, tras estar conviviendo y llenado de cosas buenas y positivas con la gente y después tener que pelear con ellos”, dijo el ganador de la división welter de la segunda temporada de The Ultimate Fighter Latinoamérica, quien antes de entrar a la casa del reality show, tuvo que pasar por el programa de desarrollo del UFC en America Top Team de Florida y pasar más de la mitad del año fuera de casa.

Para el menor de los Montaño, el premio valió la pena, pero reconoce que la ruta larga trajo obstáculos insospechados. “Yo no pensaba que tendría que entrar por un TUF, pensé que entraría directo como mi hermano (Salvador Auguasto), como la gran mayoría. Pasar por un proceso de eliminatorias, entrar a la casa no deja de ser bonito, pero es difícil tener que pelear con ellos”, valoró.

Quedó claro durante la semana de la final de TUF en Monterrey que sería una pelea complicada para él y su oponente Enrique ‘Wasabi’ Marín, pues hicieron una gran amistad durante el aislamiento de las grabaciones y confesó que por momentos, le costaba trabajo, incluso, lanzarle golpes, “Todo el aspecto de la pelea es complicado, no es fácil tirar un golpe y más con alguien con quien has convivido, no me hacía a la idea de tirarle un golpe, verlo sangrado, con un corte profundo o noquearlo. Todos los días había que trabajar con eso, el saber que estábamos tratando de entrar a la mejor liga del mundo, el punto más alto de nuestras carreras. La amistad y los sentimientos los tenemos que dejar a un lado. Aún así me costó trabajo el estar arriba, porque pensaba que podía entrar un codo o una rodilla, lo pensaba demasiado y se fugaba la intención”.

Montaño realizó su primer campamento para UFC en Chicago con los entrenadores Israel Martínez y Mike Valle, pero no dejará a su academia en México, el equipo Bonebreakers, el que produce mayor número de peleadores con experiencia internacional en la Ciudad de México, pues, “Es algo muy diferente a ser de China o de Brasil, como capitalinos, como defeños tenemos algo especial. Hemos crecido en mucho desorden, en la contaminación, en las calles. Me gusta el rock, el punk, las artes, la cultura más undeground. Como nosotros salimos de abajo queremos que los que vienen atrás de nosotros también estén aquí arriba”.

Aunque entre sus sueños etapa pelear junto a su hermano ‘Dodger’ en una función  sabe que, por ahora, su futuro no depende de él, “Ahorita ya estamos en UFC, tenemos un contrato que me parece que es de tres peleas, pero lo importante es permanecer, en la liga, lo que quiero pensar es en seguir entrenando, darlas mejores tres peleas de mi vida, luego vamos por seis y después pensar en el top 10, esto es un poquito largo de tiempo, quiero tener los pies en la tierra”, consideró.