Conor, maduro en la derrota

McGregor saca lo mejor de su experiencia en el boxeo y se va satisfecho tras haber competido durante 10 rounds con Floyd Mayweather. Quiere la trilogía ante Nate Díaz en su regreso al UFC

Conor McGregor después de enfrentar a Floyd Mayweather.
Conor McGregor después de enfrentar a Floyd Mayweather. (Carlos Contreras Legaspi)

LAS VEGAS, NEVADA

Floyd Mayweather respondía preguntas de los reporteros cuando se percató que Conor McGregor ya estaba listo en el túnel para hacer lo propio, “ven Conor”, dijo el invicto para invitarlo a subir al escenario.

Con un vaso de whisky irlandés en la mano, un traje de tres piezas, lentes oscuros y una enorme sonrisa, el campeón ligero del UFC dio otra muestra de su carácter, no le importan los juicios, como sucedió en la derrota ante Nate Diaz en UFC 196, reconoció al rival.

Pocos saben perder como Conor.

“Es un tipo muy completo, siempre mantiene la compostura. Es un operador dedicado. Yo gasté energía y en realidad estaba fatigado, pero no lastimado, mi cuerpo se sentía bien, mi mente se sentía bien”, explicó desde el podio.

Resulta relevante su actitud ante la derrota en el mundo de las artes marciales mixtas, pues hace apenas dos años, en el 2015, cuando tuvo su primera pelea de título dentro del octágono la compañía tenía como máxima estrella a Ronda Rousey, quien después de defender en seis ocasión es el cinturón galló, perdió de forma escandalosa con Holly Holm. No dio la cara, se alejó de la vida pública de un año y regresó para una derrota de mayores proporciones ante Amanda Nunes, que hoy la tiene muy cerca de un retiro definitivo del MMA.

Pero el irlandés no es así, la bolsa, cercana a los 100 millones de dólares no es su único consuelo, sabe que fue competitivo ante el mejor boxeador de su generación “Hicimos una pelea y estoy contento con eso. No con el resultado obviamente, entramos y sacamos lo suficiente. Él merece más respeto del que ha recibido en su carrera de la misma forma que yo. He logrado muchas cosas en mi carrera, no tengo arrepentimientos como él”, destacó el peleador en una breve entrevista antes de abandonar la arena, abrazado de su madre y consciente de algunas estadísticas del combate, como el hecho de que conectó más golpes que Juan Manuel Márquez o Manny Pacquiao y que superó en porcentaje de golpes conectados a muchos otros grandes rivales de Mayweather como Canelo Álvarez, Marcos Maidana o Andre Berto.

En cuanto entró al vestidor lo primero que pidió fue ver la repetición de la pelea sobre todo el décimo round, pues estaba convencido de que podía seguir: “Él trató de boxear y no pudo. Estaba contra las cuerdas y tuvo que abandonar eso y pelear como mexicano, con los brazos arriba, la cabeza abajo y cuando hubo la oportunidad los golpes entraron", valoró.

Reconoció que su instinto de peleador de MMA lo traicionó en más de una ocasión, sobre todo cuando veía la oportunidad de tomar la espalda y ya con la cabeza más fría analiza su futuro. Lo más cercano, la trilogía con Díaz y ésta vez con el cinturón de por medio.

“Soy el campeón de las 155 libras ahora, la primera vez me venció en 170 libras, pedí la revancha en el mismo peso. Ahora si quiere pelear conmigo tiene que ser en mis condiciones, creo que es lo más justo, yo hice lo justo en nuestras peleas y espero que haga lo mismo”, adelantó McGregor.

No hay una fecha establecida para su regreso al octágono pero podría ser antes de que termine el 2017, ya que en octubre, Tony Ferguson y Kevin Lee se enfrentarán por el cinturón interino de la división.