Caín: Dos meses para pelear en México

Caín Velásquez quiere la revancha ante Fabricio Werdum pues reconoce que debió hacer todo su campamento en la altitud y eso le afectó en la noche de UFC 188

Caín Velásquez
Caín Velásquez (Carlos Contreras Legaspi)

NUEVA YORK, Estados Unidos

Caín Velásquez aprendió la lección. Pasar solo dos semanas en la altitud de la ciudad de México, previo a su combate en UFC 188 le cobró factura ante Fabricio Werdum. Perdió el título completo ante su público y lució irreconocible, agotado desde el segundo episodio.

El hijo de padres sonorenses, pero nacido en Salinas, California regresó a la posición donde se encontró en 2011, cuando cayó ante Junior Dos Santos y de la misma forma, está dispuesto a tomar cualquier pelea con tal de tener su revancha. Tema que ya comentó con el presidente del UFC.

"Hablé con Dana (White), no se todavía que van a hacer, a mí me gustaría la revancha, pero cualquier pelea me gustaría. Yo puedo ganar y regresar a ser campeón. Lo que pasó es que no estaba listo para la pelea por la altitud, estuve dos semanas antes de la pelea y necesito estar dos meses para pelear en México", comentó Velásquez durante el evento de la presentación de los uniformes Reebok para los peleadores.

El ex monarca consideró buscar una sede para su campamento en Toluca u otra opción en el margen de altitud de la ciudad de México, pero durante al menos ocho semanas.

Caín pasó 18 meses sin pelear y no ha subido al octágono para una pelea pactada a menos de cinco rounds desde mayo del 2012 en UFC 146, lo cual se coloca como una posibilidad si es programado como co estelar en una función con el monarca Fabricio Werdum defendiendo su cetro.

"Yo puedo pelear cinco rounds todo el tiempo si estoy en condición, no importa si es de tres o cinco rounds. Yo quiero pelear con Fabricio otra vez, pero no importa, tomaré lo que ellos quieran", agregó.

En su panorama hoy se encuentran Stipe Miocic y Andrei arlovsky, que también se perfilan como retadores de Werdum. Sería estelar en un Fight Night y la posibilidad de que suceda en Monterrey en noviembre está abierta, pero depende de la decisión del UFC.