A la espera de un match

Augusto “Dodger Montaño” se encuentra a la espera de que le asignen una pelea tras cumplir un año de suspensión en la UFC

Augusto “Dodger Montaño”, peleador de UFC
Augusto “Dodger Montaño”, peleador de UFC (Iván López)

Ciudad de México

Después cumplir con el año de suspensión que le impuso la UFC por haber dado positivo con altos niveles de testosterona, Augusto “Dodger Montaño” ahora se encuentra a la espera de que le asignen una pelea.

“Tuve un año muy difícil que acarreó una suspensión por uso de medicamentos y definitivamente aunque fue una situación negativa, la utilice de manera correcta, cambio mi vida y eché una mirada dentro de mi, cambié todo desde la relación con mis padres y mejorar todo para que esto se refleje el próximo día en que pise la jaula. Aún no tengo una pelea pactada pero estoy en días de regresar nuevamente en la jaula, a pelar con todo el corazón, con todo el ánimo para mi público, para toda la gente en México”, señaló Montaño.

El 13 de junio del 2015 en el UFC 188 fue cuando Augusto dio positivo por dopaje y argumentó que fue por el uso de una pomada llamada Androgel que utilizó para tratarse una lesión.

“Por supuesto es un error que no lo volveré a cometer, yo siempre digo que un hecho en la vida no te define e incluso hasta un hecho que sea bueno, el que seas campeón, que ganes una pelea no significa que seas una persona buena, sino significa que tienes la pauta para seguir mejorando y que necesitas mantener esa forme y ética. Vamos por mucho más, no hay culpas, a seguir adelante, lo mejor esta por venir y hay que mejorar todos los días hacia tus sueños”, indicó.

A pesar de estar un año inactivo, el peleador se ha mantenido en preparación continua ya que su vida es este deporte.

“Tendré que esperar dos o tres meses pero mientras he seguido preparándome dos veces al día y además haciendo otras situaciones para apoyar la preparación, como la yoga y las terapias de recuperación, ya que esto de ser peleador es mucho más que solo subirte a la jaula para solo luchar y golpear. Aún así estoy muy feliz y es una bendición haber sido peleador y ser de los primeros en México. Espero la llamada y no me importa su nombre ni sus habilidades, sino que yo iré hacia el frente con mucho estilo y con hambre de demostrar que los mexicanos somos una cosa seria y unos guerreros”, dijo.