Un 2015 de contrastes para 'Diablito' Pérez

El campeón de la primera temporada de  The Ultimate Fighter Latinoamérica, Alejandronos habla de los momentos de gloria y los más complicados dentro del UFC

CIUDAD DE MÉXICO

Ser campeón de The Ultimate Fighter es una etiqueta que abre puertas dentro del UFC, pero también trae responsabilidades como las que Alejandro ‘Diablito’ Pérez conoció tras coronarse en la primera temporada ante su amigo José Alberto ‘Teco’ Quiñonez.

Su primera pelea, tras ganar en noviembre de 2014 fue ante el peligroso Patrick Williams, quien lo sometió en el primer round en UFC 188 en una finalización que dejó muda a la ciudad de México. A pesar de la decepción, Pérez regresó al gimnasio a resolver las cosas de la única forma en la que se pueden resolver dentro de las artes marciales mixtas; entrenando.

El resultado fue una victoria ante Scott Jorgensen, un veterano que sintió el poder de las patadas bajas del mexicano y lo regresó a la senda del triunfo,“empezamos el año peleando duro, la primera pelea en junio, una experiencia donde había que aprender. Después otra con Jorgensen y había que vivirla, quiero seguir mejorando con la ayuda de mis coaches de mi equipo, de la familia y de toda la motivación que estoy recibiendo voy a seguir echándole muchas ganas para seguir adelante”, contó el nativo de Aguascalientes.

El público de su pelea el 21 de noviembre en Monterrey, vio como Jorgensen no podía sostener su propia pierna izquierda tras el castigo de Pérez y esperaban desconcertados la intervención del referi o un nocaut, “Al final del primer round sentí cuando lo lastimé y tenía dos opciones en el segundo ir a acabarlo desde el primer momento, ataca esa pierna desde el primer momento o ver que otras cosas daba. Pero se cambió la guardia y tenía la pierna derecha al frente y la de atrás estaba lastimada. Y pues empecé a patearle la de enfrente y empecé a combinarlo.”, explicó.

El peleador, que ya tiene más de un año radicando en San José, California, donde entrena en el prestigioso gimnasio AKA, comandado por Javier Méndez, piensa que puede aspirar a ser campeón en cuatro o cinco peleas más, pero se motiva de trabajar junto a monarcas como Daniel Cormier (del peso semicompleto) o Luke Rockhold (del peso medio) y Caín Velásquez, el ex monarca del peso completo que buscará recuperar el cinturón ante Fabricio Werdum el 6 de febrero en UFC 196. 

“Quiero mejorarlo todo, la pelea de pie, la lucha, mi ground and pound, y hacer uso de todas las armas. Es una gran motivación estar entrenando con dos campeones y ver como hicieron su trabajo para ganar el cinturón, me ha tocado ver a Daniel Cormier y a Luke Rockhold en el campamento, también los de Caín y tantos compañeros y se que vamos bien y estamos haciendo lo que se necesita”, agregó Pérez.