La noche que un canterano soñó despierto

Daniel Amador colaboró con el empate de UdeG contra Cruz Azul ayer en el Estadio Jalisco. 

Daniel Amador reconoció que fue especial marcarle a Cruz Azul.
Daniel Amador reconoció que fue especial marcarle a Cruz Azul. (Tomada de Twitter @LeonesNegrosCF )

Guadalajara

Tener menos de 20 años de edad, jugar como local en uno de los estadios más representativos del país y anotarle de última hora a un equipo grande son los ingredientes de un sueño, sin embargo Daniel Amador lo vivió despierto.

La noche del pasado miércoles fue especial para el canterano de los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara. Cuando parecía que Cruz Azul se llevaba el triunfo en la cancha del mítico Estadio Jalisco, el “Chimpa” avanzó hasta las afueras del área, prendió el esférico e infló las redes cementeras al minuto 90’. 

Lo hecho ya era especial. Un joven de 19 años que apenas lucha por un lugar en el primer equipo tuvo la primera gran noche de su carrera, sin embargo ahí no pararían las emociones. Con la sonrisa en el rostro y la euforia en carne viva, Daniel Amador reconoció que fue especial marcarle a la Máquina y colaborar con el empate de UdeG. 

“La verdad me deja muy contento, ya en los últimos minutos pensaba que esto se acababa y vi la oportunidad. Pude aprovecharla y gracias a Dios conseguimos el empate. La verdad que no me lo esperaba, fue una sorpresa para mí, ahora hay que disfrutarlo. No me la creo todavía, pero hay que creerla. La verdad que motiva más que haya sido contra Cruz Azul, es un equipo al que le voy. Sólo yo en mi familia los apoyo, mi gusto nació por ver jugar al “Chaco” (Christian Giménez), su calidad, los tiros libres y todo lo que hace me motivan a seguirlo”. 

En los últimos encuentros de la UdeG su cantera ha sido protagonista. Pasó en Liga y pasó en Copa. El domingo pasado ante los Coras de Tepic, Jorge Luis Ortiz, de 17 años, saltó del banquillo para darle peligro al ataque melenudo. Tres días después, Daniel Amador ingresó al 64’ para robarle el resultado a Cruz Azul. 

“Hay muy buena cantera y la verdad que estamos comprometidos, venimos desde abajo y alzando la mano para que vean que los chavos también podemos. Desde un principio dijeron que se la iban a jugar con los jóvenes y estamos dando resultados, ojalá que sigan viendo a la gente de abajo, hay calidad y podemos dar sorpresas”, comentó al respecto.

Una noche de esa magnitud tenía que ser redondeada con un justo premio. Ya en el túnel de acceso hacia las entrañas del coloso, Daniel esperó con calma a que su ídolo apareciera entre los demás jugadores celestes. Al final, una fotografía de él al lado del “Chaco” inmortalizó la fecha en la que por primera vez soñó despierto.