Leones Negros heredó la presión a Puebla

A siete fechas de que se defina el descenso el Dr. Tomás Trujillo considera que los de UdeG tienen un clima extraordinario a su alrededor. 


Leones Negros se ha sacudido un poco la presión que los ha acompañado desde su retorno al máximo circuito.
Leones Negros se ha sacudido un poco la presión que los ha acompañado desde su retorno al máximo circuito. (Cortesía)

Guadalajara

Leones Negros no sólo salió del fondo de la tabla de cocientes, también dio un golpe de autoridad en el tema mental. Para el Dr. Tomás Trujillo, psicólogo deportivo, el cuadro melenudo consiguió en Morelia más que tres puntos: heredar la presión a sus rivales, específicamente a Puebla.

Ya no ser el peor equipo en la lucha por la permanencia, ha hecho que los universitarios tomen oxígeno puro en este Clausura 2015. A siete fechas de que se defina el descenso, UdeG se ha sacudido un poco la presión que los ha acompañado desde su retorno al máximo circuito.

“UdeG ha cedido la estafeta de la presión a otros dos equipos, eso es fundamental en el rendimiento del futbol. Cuando uno tiene la estafeta de la presión muchas veces se inhibe el rendimiento, ahora la han pasado a Puebla y Chivas. Ese era el gran paso de Leones, transferir la presión para que las cosas vayan fluyendo y es más fácil que la racha se vaya alargando sin esa estafeta, ya lo probaron de local y de visitante. 

“La presión del descenso es muy especial, no necesariamente es la que enfrentan los jugadores en cada partido; cada jugador tiene cierta presión partido a partido, pero cuando peleas por permanecer es como si vas en una lancha rumbo a una cascada o precipicio, es difícil estar en esa posición y no sentir esa presión negativa. UdeG ha jugado toda la temporada y la pasada con esa sensación de ir rumbo al precipicio, muchos no la saben manejar, pero sí creo que UdeG ha podido enderezar un poco el camino y han encontrado una forma donde ellos mismos han tomado el control de su camino”, expresó.

Trujillo considera que hoy en día Leones Negros tiene un clima extraordinario a su alrededor, pues su futuro sigue estando en sus manos. 

“Los jugadores de futbol funcionan mejor sin presión, y una vez que la presión te la has quitado cualquier cosa puede pasar. Ahora el estado anímico, el control emocional y la motivación está a favor de UdeG y en el rumbo en el que van, van bastante bien. 

“Hay algo que en psicología del deporte llamamos clima competitivo, que es un aspecto psicológico que se vincula a los resultados, y efectivamente, ahora hay un momento de confianza que está vinculado en los últimos tres partidos de Leones. Generalmente cuando a un equipo se le vienen dando las cosas, el factor de la confianza aumenta. Creo que el clima competitivo de Universidad de Guadalajara es muy favorable, hoy las cosas están a su favor”.