UdeG, destello en Primera División

Leones Negros tardó 20 años para regresar al máximo circuito, pero, tras dos torneos, otra vez está en el Ascenso MX

El adiós de Leones Negros
El adiós de Leones Negros (Iván López )

Ciudad de México

Poco les duró el gusto al cuadro de Alfonso Sosa. Después de tardar 20 años en regresar a la Primera División, el cuadro de Leones Negros selló su regreso a la división de Ascenso, tras el empate a dos anotaciones que Puebla le sacó a Santos.

El camino hacia la quema porcentual vino firmada con las pifias enfrente de la portería, donde solo marcaron 23 tantos en 34 juegos, menos de una diana por promedio en todo el torneo. Esta situación quedó acentuada en el presente Clausura 2015, donde de los trece dianas a favor, nueve fueron producidos fueron de ellos, ya que dos fueron autogoles.

Además, el cuadro de la Universidad de Guadalajara dejó la mala racha de solo ganar un juego desde el 13 e marzo del presente año, donde, a partir de esa fecha acumularon tres empates, cuatro derrotas y solo una victoria; además, solo anotaron cinco tantos en los mencionados siete encuentros.

Antes del último partido contra Cruz Azul, incluso el cuadro tapatío acusó a los árbitros de no marcarles penales a favor u otro tipo de situaciones que perjudicaron a los melenudos.

"Una cosa es lo deportivo nuestro y otra lo que nos perjudicaron los árbitros, eso es totalmente diferente. Cuando dicen: 'ah, se quejan del arbitraje porque no les cobraron 12 penales pero tampoco hicieron gol', qué tiene que ver eso?, no tiene nada que ver, nosotros el problema que tenemos nosotros es totalmente diferente a que venga un árbitro y te perjudique. Es totalmente diferente, no tiene comparación", explicó el defensor Leandro Cufré en su momento.

Así, el gusto de la Universidad de Guadalajara por volver a la Primera División le duró solo un año futbolístico y ahora tendrá que volver a la división de plata azteca y replantearse lo que será el Apertura 2015 reducido en todos los aspectos: económico, futbolístico y anímico. El tiempo dirá cuándo regresarán.