Leones se aferra a vivir, vence a Tigres

La UdeG se mantiene con vida y el descenso se le pone feo a Chivas y Puebla.


El portero Humberto Hernández
El portero de Leones Negros Humberto Hernández celebra. (Mexsport)

Guadalajara

Viven. La Universidad de Guadalajara estaba al borde del colapso, no latía, se moría y su descenso parecía inminente y ahora las cosas han cambiado. Le han ganado a las nóminas más caras del futbol mexicano, América y Tigres y el milagro se está gestando. La UdeG se mantiene con vida y el descenso se le pone feo a Chivas y Puebla, que se enfrentan el sábado entrante en la Angelópolis. 

Leones Negros 2, Tigres 1.
Poncho Sosa esperaba a los suplentes de Tigres y el Tuca sorprendió poniendo a los que el jueves empataron en Argentina. El técnico visitante puso a su mejor once en la cancha del Jalisco buscando seguir en la parte alta de la tabla general. Pero el primer lapso fue de los tapatíos, quienes recuperaban la bola y de inmediato proyectaban a Fidel Martínez para ganarle las espaldas a los centrales norteños. Los Leones dominaban el juego y mediante pelota detenida buscaban el gol. Cuatro tiros de esquina y no lograban hacerle daño al Patón Guzmán. La más cercana fue un remate de cabeza de Cufré al larguero y se salvaba Tigres.

Los Leones Negros seguían yendo al ataque y al minuto 20 la Diosa Fortuna les dio una mano. Tiro centro al área de Jairo González que en su afán de despejar Pizarro la mandó al fondo de su arco. Para el gol de la Universidad de Guadalajara.

Pero el agobio seguía y el segundo gol se lo perdieron cuando Jesús Vázquez entró al área y en lugar de buscar definir sobre Nahuel Guzmán intentó burlar a un defensa y se perdió una clarísima.

Para el segundo lapso, el cuadro de Nuevo León mandó un movimiento ofensivo, ingresaron a Burbano para abrir la cancha y buscar el empate, pero Cufré se agrandaba como en sus mejores años cuando jugaba en La Roma de Italia.

La polémica se instaló en el Jalisco cuando Rafael Sobis metió el empate de cabeza y el silbante decretó falta, pero a la distancia parecía que era válido el gol.

Fidel Martínez estuvo a nada de convertirse en el villano del partido, pues falló un mano a mano contra el Patón Guzmán, al mandar su tiro al poste. A la siguiente jugada llegó el gol de Tigres, centro medido a Sobis y el brasileño no perdonó y empató el duelo al minuto 70, dejando helados a los aficionados de Leones Negros.

Fidel Martínez tenía una loza pesada en la espalda, tuvo el gol de la diferencia y perdonó. La idea de dejar ir la victoria sólo lo dejaría de perseguir con un gol y el ecuatoriano lo logró. Al minuto 75 llegó el primer centro bueno de la tarde del ecuatoriano Gonzáles, que se conjugó con una mala marca de Hugo Ayala y mala salida del Patón y de cabeza Fidel Martínez lavó su error marcando el gol de la eventual victoria.

Los últimos minutos fueron de alarido, de ida y vuelta, de futbol de barrio, de potrero, el amor a la camiseta. Leones Negros tiene vida y sigue Morelia, que sigue en el último sitio de la tabla general.