Malheridos por la presión

UdeG ha sufrido por la falta de una buena preparación mental; la ansiedad se tradujo en malos resultados para los melenudos

Guadalajara

Cuando la mentalidad es débil, las piernas no responden. La raíz de la agonía de los Leones Negros no es la falta de puntería, ni las “injusticias” arbitrales ni la dependencia ofensiva que recae en un solo jugador. Todas éstas son consecuencias de una deficiente preparación psicológica en un torneo en el que el equipo se lo juega todo.

En pocas palabras, la ansiedad devoró a los Leones. Así lo señala el psicólogo deportivo Tomás Trujillo, quien advierte que los jugadores deberán estar unidos y mentalizados para neutralizar la presión que significa jugarse la permanencia el sábado ante Cruz Azul.

“Es un partido muy complicado de jugar, porque no es solo futbol, sino que el resultado va a impactar más que tres puntos. Para muchos significa su continuidad de jugar en Primera División, eso es lo que lo vuelve complicado. Hay alta carga de estrés, de ansiedad y una gran presión emocional”.

“La razón por la cual ya viéndose cercanos al descenso no han podido reaccionar de la mejor manera es porque los niveles de ansiedad han aumentado y el rendimiento deportivo disminuye. Seguramente los niveles de ansiedad están altos y no se han podido controlar, hay que identificar las causas”, explicó.

¿Qué tanta ventaja tiene Puebla sobre la UdeG en lo mental?

“Aunque hay algunos puntos que podríamos pensar que son distintos, los dos partidos (Santos vs Puebla y Cruz Azul vs UdeG) son muy complicados.

El resultado tiene impacto en un plazo inmediato: te mantienes o desciendes y eso se vuelve muy complicado. En ambos casos tienen rivales que no pueden ceder, que también necesitan el resultado. Creo que ambos partidos tienen un nivel alto de exigencia”.

En la opinión profesional de Trujillo, los malos resultados del conjunto universitario han sido constantes porque el cuerpo técnico no ha podido descifrar ni corregir las incomodidades con las que los futbolistas saltan a la cancha, un factor que a marchas forzadas habrán de corregir en su última oportunidad de permanencia.

“Cuando los niveles de ansiedad del jugador de futbol se incrementan, generalmente son muy poco hábiles para afrontar situaciones difíciles, generalmente no hay un entrenamiento mental adecuado en la formación de los jugadores. Una recomendación es identificar cuáles son esos grandes factores que producen niveles altos de ansiedad.

“Lo que se produce cuando la mente no es fuerte es que empieza a haber dificultades de indisciplina, de equipos que se van separando, que se van formando grupos y hay bajas en el nivel de juego, mucho tiene que ver con la parte de la fortaleza mental, que tuvo que haberse preparado”.

Frases 

“Por la alta carga de estrés, de ansiedad y emocional, es un juego muy difícil de jugar” 

“Cuando no hay preparación mental, es normal que los equipos se vayan separando” 

Tomás Trujillo, Psicólogo deportivo

Claves

VICTORIA EN LA MENTE 

*Identificar cuáles son los aspectos que les pudieran ayudar a sentirse cómodos el día de su partido. No en temas de relajación, sino en ver cómo el once inicial se puede sentir cómodo en un juego en el que el rival también quiere el resultado.

*Intentar eliminar los pensamientos repetitivos que rondan en la mente de los jugadores, es lo que conocemos como ansiedad. Le llamamos pensamiento rumiante, donde el jugador anticipa el resultado y muchos ya piensan: ‘¿Y qué pasa si no ganamos?, ¿qué pasa si no aporto a mi equipo?’. Hay que eliminar esos pensamientos, porque la mente funciona cuando está despejada.

*Fijar una postura como equipo. No puede un jugador echarse el equipo al hombro. Deben asegurar ese once que en realidad pueda jugar como equipo, que se sientan cercanos, pensando que son un frente y que al final van a lograr el objetivo.