Tarde de orejas en Ciudad Lerdo

Este festejo se unió a la noble causa de ayudar a instituciones que atienden a niños y jóvenes con autismo.

Arturo Saldívar salió triunfador.
Arturo Saldívar salió triunfador. (Martín Piña)

Lerdo, Durango

Una gran tarde de toros se vivió el sábado en la Plaza de Toros Alberto Balderas de Lerdo, donde se presentaron cuatro matadores de lo mejor en la baraja nacional para el festival: "El Toreo se Pinta de Azul", festejo en pro del autismo.

Ante más de media plaza estuvieron Alfredo Ríos "El Conde", Ignacio Garibay, Arturo Saldívar y Sergio Flores, así como los aficionados prácticos David González y Fernando Abusaíd.

Fernando Abusaíd toreó un becerro de la Concepción, lo toreó excelente de derecha, no lo mató debido a su corta edad.

El primer toro de la tarde fue de la ganadería de Guadiana para Alfredo Ríos "El Conde", quien estuvo muy bien por ambos lados, muy voluntarioso, con capote regaló faroles al tendido, invitó a banderillar a Arturo Saldivar.

"El Conde" demostó su destreza y maestría con la muleta, sobresaliente por ambos lados, ante un novillo complicado, pero el matador se vio empeñoso, sus muletazos emocionaron a la gente, al matar dio media estocada y le valió una oreja, que le concedió la autoridad representada por el juez de plaza, José Luis Orozco.

El segundo fue para Ignacio Garibay con un toro de la ganadería lagunera de Arturo Gilio. Saldívar estuvo ante un astado complicado, pero el matador muy empeñoso, una muleta de poder, le metió la espada completa para cortar una oreja.

El tercero de la tarde fue Arturo Saldivar, el diestro estuvo excelente, invitó a "El Conde" y a Sergio Flores a banderillar.

Dio una faena en las tablas de mucho lucimiento que emocionó mucho a la gente, toreó después por ambos lados, muletazos en redondo, dejó media estocada, la gente pidió las dos orejas que fueron concedidas por el juez.

El cuarto fue Sergio Flores, el tlaxcalteca recibió con verónicas al astado, hizo un quite por chicuelinas en los medios, con la muleta y faena de rodillas con muletazos por alto. Toreó en redondo con mucho gusto, lo que levantó ovación desde el tendido.

Dio un pinchazo y luego media estocada, le dieron una oreja. Vinieron los afi cionados prácticos, David González con uno de Arturo Gilio, se vio voluntarioso, con buenas tandas de derecha, la gente lo ovacionó, pinchó en dos ocasiones, en la tercera metió la espada, dio vuelta al ruedo.

Fernando Abusaíd toreó un becerro de la Concepción, lo toreó excelente de derecha, no lo mató debido a su corta edad, dio una vuelta al ruedo ante la algarabía del público presente. Fue un lleno en sombra y media entrada en sol.


dcr