Los Diablos y su indisciplina

Toluca completa 42 tarjetas, entre amonestaciones y expulsiones, en Liga y Copa; en lo que se refiere a la Primera División, no hay equipo con mayor número de sancionados

Club Toluca
Club Toluca (Imago7)

Ciudad de México

Los últimos 180 minutos han marcado una pauta negativa en Toluca. Tanto en Liga como en Copa, los Diablos han consumado resultados adversos: hace una semana sufrieron un descalabro en Guadalajara, frente a Chivas (2-0), en la novena jornada del Clausura 2017; días más tarde, un empate (2-2) en el Nemesio Diez y a la postre definición en tiros penales (0-3), sepultó sus posibilidades en los Octavos de Final del certamen alterno… Más allá del nulo éxito deportivo, los escarlatas en ambos cotejos sumaron 15 tarjetas, entre amonestaciones y expulsiones.

El pasado sábado 4 de marzo, con goles de Alan Pulido, Chivas sentenciaba y exhibía las carencias defensivas de Toluca, que ha ido de más a menos, pero en el transcurso del duelo, primero, al 34’, Rubens Sambueza salió expulsado por una fuerte entrada sobre Isaac Brizuela, que además, sufriría una fractura de peroné tras el choque con el volante argentino. Toluca perdería la calma y con ello, vendría la declive y el resto de las tarjetas. 

Al 74’, un golpe en el rostro de Néstor Calderón, por cuenta de Paulo Da Silva, haría acreedor al paraguayo de la tarjeta amarilla; tres minutos después, Gabriel Hauche se olvidó del balón y se barrió sobre la pierna derecha de Jesús Sánchez deliberadamente, ocasionando que Fernando Hernández, el colegiado, no dudará en mostrar el cartón rojo; por reclamar esta decisión, Sinha sería amonestado. Al 82’, el juvenil de Chivas, Michel Benítez padecería la dura entrada de Osvaldo González, que también se llevaría la tarjeta preventiva a cuestas.

Los hechos, sobre todo en el sentido de Sambueza, abrirían una investigación de oficio por cuenta de la Comisión Disciplinaria, para conocer el veredicto días más tarde, aunque antes, Toluca debería enfrentarse a Morelia, en el Estado de México, en los Octavos de Final de la Copa Mx.  Los antecedentes definían a los escarlatas como un equipo sumido en una crisis de estabilidad emocional, que podría detonar en algo más grave, en caso de no controlarse… Y sucedió. 

Con el 1-0 en el marcador parcial, Óscar Rojas cortaría un embate de Cristian Penilla al 19', llegando a destiempo y propiciando un choque, por lo que vería la primera amonestación para Toluca; al 26’, Gabriel Hauche se convertía en el cuarto futbolista del compromiso en ser reprimido con el cartón preventivo; ya con el 2-1 en la pizarra, el zaguero chileno, Osvaldo González, sería el tercer jugador de los Diablos en ser apercibido por Miguel Ángel Flores, el nazareno del duelo.

Toluca estaba a 45 minutos de conseguir su pase a la siguiente ronda de la Copa y de culminar de la mejor manera, en cuanto a la disciplina, el encuentro; sin embargo, la presión de los purépechas pasaría una alta factura en este renglón. Al 54’, Juan Delgadillo sería amonestado por cortar una jugada en el medio campo; trece minutos después, ya con el 2-2 en el marcador, el argentino Jesús Méndez daría un manotazo a un rival, haciéndose acreedor al primer aviso serio, y con tarjeta, del árbitro… Vendría lo peor. Esos últimos instantes del juego, en los que el equipo se quedaría con ocho hombres en la cancha.

Al 80’, Alfredo Talavera y un airado reclamo le pintarían de amarillo en la cédula arbitral, luego de que el cancerbero no estuviera de acuerdo con una marcación de falta en contra del Toluca, en los linderos de su área; dos minutos transcurrieron, cuando Jesús Méndez desataría el caos. El mediocampista volvería a cortar el juego de forma brusca, llevándose la segunda amonestación y la tarjeta roja. Ante este señalamiento del silbante, responderían Talavera y Enrique Triverio: el primero sumaría la doble preventiva, por la reiteración de reclamos, y el segundo, la expulsión directa, al empujar al juez central. 
 
Para un cierre estrepitoso, Hernán Cristante, el estratega escarlata, también tendría que abandonar la zona técnica, expulsado por el silbante, cansado de los reclamos en sus señalamientos. Las ausencias y desconcentraciones le darían el pase a Morelia, que en penales haría válida la oportunidad que inminente. No hay equipo en la Liga Mx que haya recibido más tarjetas en lo que va de competencia, sumando el torneo local y la Copa; con 42 amarillas y rojas, los argumentos futbolísticos de los Diablos parecen carecer de equilibrio en la cancha. 

LAS CONSECUENCIAS  

Los últimos 180 minutos, entre Liga y Copa, mermarán a futuro a Toluca, y no solo por la estadística de las tarjetas en contra. La Comisión Disciplinaria, envuelta en la polémica por la vigente huelga arbitral en la Liga, arrojó como resultado de la lesión que propició Sambueza, que el volante estará inhabilitado por las siguientes ocho semanas, volviendo, si los tiempos coinciden, a la última fecha de la fase regular, cuando Toluca se mida a Santos en el Nemesio Diez; mientras que para Enrique Triverio, su eje de ataque, el castigo por empujar al colegiado consiste en un año de suspensión.