La espera ha terminado

Con los mismos nervios como cuando debutó en el arco del Toluca en 1990, el argentino cuenta las horas para presentarse ahora como DT de los Diablos


Hernán Cristante, en los campos de entrenamiento de Metepec
Hernán Cristante, en los campos de entrenamiento de Metepec (Tania Contreras)

Metepec, Estado de México

No lo puede ocultar, está emocionado, ansioso, y aunque lo niega, un tanto nervioso. Será la primera vez que el ex portero argentino Hernán Cristante Mandarino estará en un banquillo como responsable de un equipo de la Primera División, pero no es cualquier club, se trata del Deportivo Toluca, en el que brilló y ganó cinco Ligas.

Cristante Mandarino no promete títulos, sí trabajo, continuidad y protagonismo de un equipo que suma seis años sin levantar un trofeo.

¿Cómo estás previo a tu presentación como director técnico en la Primera División?

Estamos listos, mejorando y lejos del techo futbolístico que pretendemos, creo que nunca se alcanza cuando quieres la excelencia, pero ahí vamos, con los muchachos trabajando con disposición, algunos lesionados se van recuperando, un grupo muy entregado, trabajador en general.

¿Qué rostro tendrá el Toluca de Cristante?

Un equipo vertical, que tenga la pelota y que maneje los tiempos, que sea un equipo protagonista, eso es lo que todo técnico desea y anhela; si tienes un equipo protagonista es un equipo con opciones, con acción, esa es la idea, después, el hecho de que reconozcan a dónde pertenecen. La historia del Toluca es grande y nosotros estamos portando este escudo y no es un trabajo menor.

¿Prefieres ganar 4-3 o 1-0?

Depende de las circunstancias del juego, ganar es lo que se busca, es la tarea que, se supone, uno hace, los tiempos, la institución, el futbol mismo, la prensa, parece que si no ganas no sirve de nada tu trabajo, no creo que sea así, pero hoy se tiene esa necesidad, yo lo traduzco porque muchos creen que la obligación está ahí, la obligación está en hacer las cosas bien, si lo haces bien estás más cerca de ganar 1-0 o 4-3.

¿Futbolísticamente hablando de quién te sientes hijo?

Siempre se aprende algo lindo, algo que sirve, algo distinto, algo que puedes aplicar y algo que no, porque ya tienes la identidad de alguien más; aprendí del profe Enrique Meza, Ricardo Ferretti, el Loco Bielsa, Ricardo La Volpe, del Chepo de la Torre, todos han dejado algo, ¿qué los mantuvo e hizo ser exitosos? El grupo; fue un grupo el que entendió su ideología, no importa cuál fuera, y mantuvo una mística, hablamos de mística como si fuera algo raro, pero sí hay cierto misticismo en vestir este uniforme, eso te lleva a hacer grandes cosas, no importa el toque o la línea que tengas. Y agregó Cristante, inmerso en los recuerdos: “El profesor Meza es distinto a Ricardo, Ricardo es distinto a Tuca, Tuca es distinto a Chepo y todos de una forma u otra fueron técnicos triunfadores y exitosos. ¿Quién tenía la razón? Todos.

¿Alguno dejó más huella que otro?

De todos puedo sacar algo, no me puedo quedar con algo de alguien; quizá el profesor Meza por la cercanía.

¿Qué vas a hacer el sábado cuando pises por primera vez el estadio Jalisco al frente del Deportivo Toluca?

¡Rezar! (suelta la risa). Estar enfocados en lo mío, en lo que necesita el equipo, en lo que uno le pueda aportar desde fuera, en lo que me digan mis auxiliares, en las previsiones que debamos tomar, en las mejores decisiones; tengo que estar lo más tranquilo posible, porque esas cosas se transmiten, esa tranquilidad que uno pueda tener debe transmitirse. No sirve de nada el nerviosismo, debo actuar como soy.

¿ALGUNA CÁBALA?

Ya no, en algún momento tuve cábalas, cuando empecé la carrera; no digo que no sirvan, aunque prefiero ser rutinario, hay cosas que me hacen sentir bien, estar relajado y estar tranquilo, no me voy a tomar un café por cábala, porque me resultó sino porque me hace sentir bien.

Hace 26 años Hernán debutó como portero en Argentina; esta vez siente los mismos nervios de entonces, el sábado debuta en el banquillo escarlata.