Toluca se mete a liguilla

Los Diablos Rojos aseguraron su boleto a la fiesta grande empatando en casa ante los Zorros del Atlas. Pésima actuación del silbante Roberto García

Pablo Velázquez le dio el pase a los Diablos
Pablo Velázquez le dio el pase a los Diablos (Mexsport)

TOLUCA

Toluca sólo le colgó la etiqueta de oficial a su calificación a la liguilla tras su empate a un gol ante Atlas. Quizá no era la mejor manera de hacerlo, y mucho menos jugando en casa. Pero entre la desastrosa actuación del silbante Roberto García y una bravía defensa de los Zorros, el pase a la fiesta grande para los mexiquense tuvo que se verse restado en brillo.

Roberto García terminó por ser héroe y villano para los Diablos. Y peor aún, su mala actuación terminó siendo factor directo para definir el marcador. Primero, el silbante anuló un gol al Toluca debido a lo que consideró como una mano de Sinha que culminó con un riflazo de Velásquez que se fue al fondo de las redes. En la jugada, Naelson jamás tuvo la intención de intervenir.

Pero el nazareno compensaría su error regalándole el penal que significaría el empate para los Diablos al minuto 76 por una jugada en la que, de nueva cuenta, considerara como mano dentro del área un contacto de uno de los defensores del Atlas.

En la cancha, Toluca fue muy superior a su rival, pero en los 90 minutos fue incapaz de romper el cerco que le implementó el cuadro rojinegro que está metiéndole músculo a falta de futbol para ir sacando puntos que hagan más grande su ventaja de puntos sobre el Atlante en la lucha por no descender.

Si Atlas tuvo dos oportunidades de gol serias en el partido, una de ellas fue concretada por Omar Bravo, quien aprovechó un error de la defensa toluqueña al intentar despejar el balón de su área para cruzar a Alfredo Talavera y poner adelante, de manera sorpresiva, a los tapatíos.

Roberto García terminó por ser héroe y villano para los Diablos


Pero llegaría la pifia del silbante. El penal regalado y, con él, la anotación doce de la campaña para el paraguayo Pablo Velásquez, quien llegó a México sin mucho ruido y hoy es inminente campeón de goleo del Apertura 2013.