León apaga el infierno en Toluca

León completó la obra en la cancha del estadio Nemesio Diez, derrotó 1-0 a los Diablos Rojos del Toluca y por marcador global de 2-0 se clasificó a la final del Clausura 2014. Los mexiquenses se vuelven a quedar en la ronda se semifinales por segunda temporada consecutiva.

Aspectos del partido Toluca-León.
Aspectos del partido Toluca-León. (Enrique Hernández)

Toluca

El campeón defenderá su trono. Con un planteamiento frío, sólido a la defensiva y contundente al ataque, el León se clasificó a la final del Clausura 2014 tras dejar fuera a nos Diablos Rojos del Toluca que por segundo torneo consecutivo se quedan en la ronda de semifinalesny que fueron incapaces de hacerle una anotación a unos esmeraldas que se llevaron el triunfo en los dos partidos de la serie.

El juego de vuelta el León lo ganó 1-0, que sumado a la mínima ventaja con que llegó de suelo guanajuatense, consumó su pase a la final, donde se enfrentará al Pachuca y en que buscará el bicampeonato.

LA URGENCIA ERA ROJA

Varios cambios hizo José Cardozo en su 11 inicial en el esquema de juego. Regreso a su acostumbrado planteamiento con volante de enganche, función en la que puso de inicio a Antonio Nelson Sinha para repartir juego con los veloces Carlos Esquivel y Edgar Benítez, además de las incorporaciones por las bandas de Miguel Ponce y Héctor Acosta, este último también de las novedades del estratega en el juego.

A la ofensiva fue la tercera modificación, Raúl Nava entró en lugar del poco productivo Pablo Velázquez, ataque rojo que desde el primero minuto buscó descontar el marcador global.

Por su parte León llegó al estadio Nemesio Diez con plantilla estelar aunque antes de terminar el primer tiempo Elías Hernández debió abandonar el terreno de juego por lesión y dejó el sitio para Chema Cárdenas. Los dirigidos por Gustavo Matosas sabían de su ventaja, mínima pero suficiente para meterse a la final, por eso, llegaron al infierno sin muchas intenciones de quedarse con la pelota, prefirieron defenderse con dos líneas de cuatro y dejar que Boselli y Arizala dirigieran los contragolpes o entretuvieran el balón en espera de las incorporaciones de Montes y Peña.

POCA EFECTIVIDAD

Al igual que el partido de ida el cotejo estuvo con llegada en ambos arcos, aunque fue Toluca quien tomó la iniciativa, justo empezando el cotejo con un contragolpe donde Sinha mandó el balón a profundidad para Carlos Esquivel, quien llegó a línea de fondo y sacó un servicio por toda el área chica, donde Raúl Nava llegó barriéndose pero no alcanzó a conectar.

La respuesta de León fue inmediata un centro al área de Hernández por izquierda que le cayó a Mauro Boselli, sin marca, remató de cabeza y el balón dio en el poste derecho. Después, La Fiera se metió en su campo y anuló cualquier intento escarlata, incluso, se volvió más peligroso al contraataque.

Así llegaron aproximaciones de Carlos Peña al 31', un tiro desde fuera del ara que contuvo Talavera; después, Luis Montes también lo intentó de media distancia pero otra vez apareció el guardameta escarlata.

Los Diablos de repente se vieron con poca imaginación al ataque, aunque tuvieron posesión de pelota no pudieron pasar de medio campo, si acaso, Carlos Esquivel por derecha tuvo algunos desbordes pero sin centros precisos que pudieran inquietar a la zaga visitante.

Al final del primer tiempo León tuvo oportunidades para aniquilar la serie, primero Boselli de Cabeza pero justo a las manos de Talavera, después Luis Montes con un zapatazo que también terminó en las manos del portero mexiquense.

PESADA LOZA

Al inicio de la segunda mitad el técnico del Toluca, José Cardozo, se fueron todo en busca de esa anotación que los metiera en la final, ingresó a Pablo Velázquez para tener un par de centros delanteros en el área y metió a Isaac Brizuela para ayudar en los desbordes por izquierda.

Estas modificaciones pronto surtieron efecto pero no lo materializaron en el marcador, sobre todo por derecha, donde Carlos Esquivel penetró en dos ocasiones a la zaga visitante, en la primera fue desarmado, en la segunda cayó en el área y exigió penal, pero el silbante Roberto García Orozco consideró que el delantero del Toluca se dejó caer y lo amonestó.

Toluca dominaba el partido pero León fue más eficiente al ataque, en una de sus descolgadas al minuto 51 llegó al área escarlata, provocó una serie de rebotes hasta que la pelota le cayó a Luis Montes, quien abrió para un solitario Carlos Peña que de primera intención, sin dejar caer el balón y con un toque con la parte interna de la pierna izquierda, mandó su remate bombeado. Por el ángulo superior derecho para el 1-0 favor de León, un 2-0 global que se hizo una loza muy pesada para un Toluca que ahora necesitaba tres anotaciones para ir a la final.

El gol del León calmó los ánimos escarlatas, que si bien mantuvieron un constante ataque a las huestes esmeraldas, no fueron eficientes. Las llegadas por los costados de Esquivel y Brizuela se apagaron ante la doble marcación de León, y cuando lograron penetrar a la zaga, atrás siempre estuvo seguro el portero Yarbrough o el travesaño, como el tiro de Esquivel que ahí se estrelló al minuto 69 y que representó la mayor aproximación escarlata en el juego.

Al final, León maniató el juego, tocó la pelota por toda la cancha y evitó que los Diablos les siguieran generando peligro en su arco, es más, tuvieron al oportunidad de ampliar el marcador pero el silbante les anuló el segundo gol por un previo fuera de lugar, después Boselli mandó por arriba del arco su remate de tijera cuando estaba solo frente a Talavera.

Toluca trató de hacer digna su eliminación pero nunca pudo descifrar un planteamiento esmeralda que no se fracturó, no dejó el mínimo hueco para evitar que la Fiera por segundo ornes consecutivo esté en la final del futbol mexicano.