El Nemesio Díez, la hoguera del Diablo

En actividad de Liga MX, Toluca acumula apenas una derrota durante los últimos 20 encuentros en su recinto; el Nemesio es su principal fortaleza


El Estadio Nemesio Diez, la aduana infranqueable del Toluca
El Estadio Nemesio Diez, la aduana infranqueable del Toluca (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

L a presencia del Nemesio Diez sobresale entre las calles aledañas, más si se trata de un día de juego. Ubicado en la avenida Constituyentes, en la colonia San Bernardino, en Toluca, la casa de los Diablos Rojos es un recinto con historia, que ha visto pasar los años de la mano que ha llenado también sus vitrinas. Alguna ocasión mundialista (en 1970 y 1986), hoy, este escenario es la principal fortaleza para el equipo que dirige José Saturnino Cardozo.

Durante los últimos 20 encuentros de Liga y de Liguilla, el equipo escarlata se ha hecho fuerte en el Infierno. Solo una derrota acumulan los rojos en su estadio, y es que las condiciones de juego, la cercanía de la tribuna y la presión que ejerce el local sobre el sinodal en cuestión, son factores que los robustecen si el compromiso se disputa en la que hasta hace unos años fuera La Bombonera.

"Este estadio es especial, la gente nos apoya bastante; nuestra obligación es brindarnos”, Paulo da Silva


“Este estadio es especial, la gente nos apoya bastante cuando salimos a la cancha; nuestra obligación es brindarnos al máximo y ofrecerles la mejor actuación que podamos dar a nuestros aficionados”, advirtió el capitán demonio, Paulo Da Silva, luego de vencer este domingo a Pumas; “En casa no podemos dejar ir unidades, es necesario que nos entreguemos siempre; aquí no podemos perder”, señaló Alfredo Talavera, ovacionado por su gente luego del triunfo contra Universidad.

Familia y color

Pese a que La Perra Brava es una porra temida por propios y extraños al club toluqueño, el ambiente previo a cada cotejo en el Nemesio transcurre con normalidad, con calma, en medio de colores y sabores que le dan tono y forma al futbol mexicano; tacos de carnitas y souvenirs, la mayor constante antes de ingresar al inmueble, pero es en la esquina de Constituyentes y Felipe Villanueva, donde la gente se aglomera con un puesto sobre ruedas de choripanes, que cocina y atiende un argentino amable, cada quince días.

"En casa no hay que dejar ir unidades, es necesario que nos entreguemos; aquí no podemos perder”, Alfredo Talavera


“Cada que juega el equipo tenemos a cientos de personas, se ha vuelto costumbre que vengan antes de cada compromiso”, relata el encargado sudamericano. Todo es parte del ritual que realiza con gusto la afición mexiquense, que desde hace un año ha tenido más satisfacciones que pesadumbres para acudir a su estadio, la hoguera del Diablo que comanda Saturnino Cardozo.

Un cuadro ordenado

En cuanto al tema deportivo, el técnico del Toluca, el paraguayo José Cardozo, destacó el orden que ha mostrado su equipo en las primeras dos fechas de lo que va del semestre; al guaraní le ha gustado la idea futbolística de su escuadra sobre la cancha y consideró positivo su rendimiento.

“Contra Pumas jugamos bien, fuimos ordenados, no le dimos el balón al rival en ningún momento. En el segundo tiempo el Toluca a lo mejor no se vio espectacular, pero pudimos haber hecho más goles; ahí me parece que el equipo bajó un poco la intensidad”.

Hasta el momento, los Diablos suman dos triunfos en actividad de Liga, frente a Tigres y Pumas; los resultados mantienen tranquilo a Cardozo, aunque no se conforma: “las actuaciones del equipo han ido en incremento, pero todavía es muy pronto para definir algo; queremos mantenernos como hasta ahora”, aseveró ‘Pepe’.