La liguilla está en sus manos

En Toluca no se preocupan por estar fuera de la zona de liguilla a falta de tres juegos de que concluya el campeonato. 



Los Diablos Rojos del Toluca celebrando una anotación
Los Diablos Rojos del Toluca celebrando una anotación (Mexsport )

Después de 14 jornadas los Diablos Rojos del Toluca están en el limbo del Clausura 2015, justo a la mitad y con las mismas posibilidades de clasificarse a la liguilla por el título o de fracasar y quedarse fuera de la lucha por el campeonato del Clausura 2015.

Los mexiquenses suman 20 unidades en 20 unidades en la clasificación general y está en el noveno sitio, apenas uno debajo de los ocho que entrar a la fase final. Es por esta situación que los choriceros no caen en preocupaciones, por el contrario, se mentalizan a ganar los tres cotejos que le restan a la fase regular, Tijuana, América y Tigres, aunque para ello deban derrotar a rivales que tiene la misma meta: meterse a la fase final.

El empate en León le impidió a Toluca mantenerse en el sexto sitio que ocupaba hasta antes de la fecha 14, ahora son novenos aunque con las mismas unidades que el octavo que Querétaro, apenas dos puntos debajo del séptimo, sexto, quinto y cuarto lugar que suman 22 unidades y están ocupados, respectivamente, por  Atlas, América, Cruz Azul, y Tigres.

“Es complicado pero tenemos dos partidos en casa y uno de visitante, debemos seguir con el futbol que hemos mostrado pero con mayor contundencia arriba y sumar los nueve puntos que nos faltan para calificar. Sabemos que Toluca es un equipo que siempre ha estado en liguilla por eso urgen los puntos que nos lleven a las finales”, explicó el delantero Wilder Guisao.

Y añadió: “hay equipos de nosotros que también se enfrentan entre sí, nosotros ganando esos partidos van a ser de seis puntos como se dice, por eso debemos estar tranquilos, ganar y así entrar mejor a las finales”.

La localía en los duelos ante Tijuana y Tigres es donde los Diablos quieren enfocarse, además de ir al estadio Azteca a sumar. “Son dos partidos de tres los que tenemos como local, sabemos que Toluca en casa juega muy bien, el equipo sale a proponer y esperemos con el favor de Dios el equipo contra Tijuana hacer una buena presentación y ganar los tres puntos”, detalló el delantero colombiano.

Además, Guisao lamentó el hecho de que no hayan podido ganar en León pese a que tuvieron oportunidades para hacerlo. “Adelante creo que nos falta uin poco más de tranquilidad, ser más contundentes, creo que hemos tenido muchas opciones de gol pero las hemos errado”.

QUIERE SER REFERENTE.

Desde que llegó al futbol mexicano, el colombiano Wilder Guisao fue titular por primera vez, una oportunidad que pagó con un gol, además de demostrar que está retomando el nivel que lo hizo venir al balompié azteca.

“Contento porque tuve la oportunidad de actuar de titular, eso en lo personal, pero triste porque necesitábamos sumar los tres puntos para estar mejor en la tabla, no fue así pero quedan tres partidos y hay que apostarle a esos tres puntos que faltan para calificar”.

Ahora, Guisao sabe que puede convertirse en el referente ofensivo de los Diablos Rojos, un anhelo que se propuso desde que salió de su natal Colombia.

“Desde que llegué acá quería ser titular y ser influyente en el equipo, las cosas no salieron como lo esperaba yo o como lo esperaba el club. Me ha costado un poco la adaptación al fútbol mexicano, más al clima de Toluca, el profesor confió en mí y le pude brindar esa capacidad mía, el talento que tengo, descargar esa rabia que tenia conmigo mismo y espero que lo que viene sea mucho mejor para el equipo y  en lo personal. Fue un gol que me quitó un tanto la impotencia que tenia conmigo mismo, la rabia, descargue toda esa ira en la celebración y quedó felicidad, pero ya pasó eso”.

Wilder explicó qué le costó mucho adaptarse al futbol mexicano y la altura de la ciudad de Toluca, pero que una vez superadas lesiones, adaptación y aclimatación, lo mejor de su futbol está por venir.

“Al principio porque llegué lesionado, duré dos meses y medio recuperándome, no tuve una base de pretemporada y el futbol mexicano es muy dinámico, que te exige mucho y no estaba capacitado para enfrentar los partidos, con los días, el trabajo y el apoyo de mis compañeros creo que esto es resultado de tanto trabajo y sacrificio, nunca había sido titular y creo que lo hice bien. Yo vine con hambre, con mucho anhelo de triunfar en el futbol mexicano y más en esta institución, espero con el favor de Dios mostrar todo mi potencial y todas mis condiciones. Siempre me lo propuse ser pieza clave en este equipo, desde que el equipo me ficho, además de que se que aun no le he aportado mucho al equipo”.