Defensiva aérea

Toluca trabaja el duelo de vuelta de los cuartos de final de la Concachampions ante el San José Earthquakes donde las jugadas a balón parado será la clave para amarrar su pase a semifinales.

Ahora forma parte de los Diablos Rojos.
Ahora forma parte de los Diablos Rojos. (Especial)

Toluca

Con la confianza que les dejó su buen paso por la Liga MX y seguros de que tienen los argumentos necesarios para seguir en su camino rumbo al título de la Liga de Campeones de la Concacaf, los Diablos Rojos del Toluca preparan este duelo de vuelta de los cuartos de final ante el San José Earthquakes, cotejo donde consideran que las jugadas a balón parado serán la clave para eliminar al equipo de la MLS.

Y es que en la ida los choriceros sufrieron mucho con el juego por alto, incluso, fue así como los rivales los empataron en el tiempo de compensación, por eso, en el entrenamientos escarlata las jugadas a la defensiva se ensayan una y otra vez, coberturas donde no hay lugar para el más mínimo error, sobre todo por la altura que tienen los delanteros del San José.

"La táctica fija será importante, por ahí nos hicieron daño y tuvieron dos jugadas cercanas a gol, así que hay que estar atento porque ese será su fuerte, el pelotazo, nosotros debemos atacar con muchos compañeros, tener mucha movilidad para abrirlos a la defensiva", explicó el delantero de los rojos, Isaac Brizuela.

La tenencia del balón será fundamental para que Toluca evite los embates del rival, un San José que sufrió en el primer partido cuando los Diablos le tocaron la pelota a lo largo y ancho del terreno de juego.

"Se trabaja bien después de un triunfo, viene un partido complicado porque sabemos de su fortaleza, su juego aéreo, en el partido de ida eso les complicó que tuviéramos el balón, quizá nos faltó profundidad o ser más atrevidos, ahora no será sencillo pero aquí no creo que ellos mantengan el ritmo que tuvieron allá, ahora tenemos el clima y la gente a favor, seguro será diferente", añadió Brizuela.

Es precisamente la altura de 2 mil 600 metros sobre el nivel del mar en que está ubicada la ciudad de Toluca una de las armas de los Diablos Rojos, quienes saben que deben complementarlo con buen futbol, un esquema propositivo y sobre todo contundencia a la ahora de atacar, asi lo manifestó El Conejo.

"La afición es parte fundamental que aliente y presione al rival, pero dentro del terreno de juego nosotros somos los que actuamos y tenemos esa opción de sentir presión o disfrutarlo, ahora nos ha caído bien de local, hemos sido un equipo que propone, que siempre va al frente y no será la excepción, y tenemos la confianza de estar en la siguiente fase".

Para este partido, el técnico José Cardozo anunció que podría echar mano de su plantel estelar, aunque en los entrenamientos todos se entregan al máximo pues apuestan por meterse entre los 11 que presentará el estratega el miércoles por la noche.

"Se ha generado mucha confianza, tenemos plantel para pelear los dos torneos y lo demostramos, en el partido de ida jugó un otra parte del equipo que no venía jugando y lo hizo de la misma manera, es importante mantener ese nivel y estar preparado para cuando llegue esa oportunidad".

Los Diablos Rojos entrenaron a puerta cerrada en el estadio Nemesio Diez, donde dieron prioridad a la práctica de jugadas a balón parado.

Sin embargo, para el cuerpo técnico de los mexiquenses es más importante que no llegue el balón al área, por eso trabajan en las coberturas defensivas, sobre todo por los costados.