Tigres pone a Pumas en crisis

El vigente campeón del futbol mexicano aspira a la Liguilla y lo demostró con una nueva goleada en casa, ahora ante Universidad, que sirve para fortalecerlos y de paso, para que los de Palencia se estanquen

André-Pierre Gignac puso el 4-0 definitivo vs. Pumas
André-Pierre Gignac puso el 4-0 definitivo vs. Pumas (Imago7)

Nuevo León

Pumas ha perdido el rumbo por completo. Sus 18 puntos parecen insuficientes para ingresar a la Liguilla y más con el cierre de torneo que les espera (Veracruz, Morelia y Puebla). Contra Tigres, una vez más, padecieron la efectiva ofensiva de los dirigidos por Ricardo Ferretti, salieron del estadio Universitario goleados y le dieron mayores argumentos futbolísticos al vigente campeón para avanzar hacia la fase final del certamen. Palencia no ha sabido cómo solucionar la crisis.

Una nublada tarde en el estadio universitario recibió a los Pumas de Francisco Palencia... El ánimo no era el mejor para enfrentar a unos Tigres en pleno ascenso futbolístico, además de que sus antecedentes recientes entre ambos favorecían a los locales. Los del Pedregal salieron con su mejor arsenal, todavía con la baja de Nicolás Castillo y también la de Gerardo Alcoba. La empresa lucía complicada, difícil para quitarle el balón al rival y proponer al frente.

El poderío de Tigres es incomparable a comparación de otras escuadras de la Liga Mx. Su ataque combina contundencia y velocidad. Cuando los dirigidos del Tuca Ferretti meten el acelerador es casi imposible que puedan detenerlos. Al 14', un pase filtrado de Javier Aquino, que se coló entre los dos centrales, que terminó en los botines de Ismael Sosa, culminó en la primera anotación del juego. El Chuco venció a Alan Mendoza a máxima velocidad y ante Alfredo Saldívar definió hacia un costados. 1-0.

Los regios tienen una forma definida de suministrar la pelota, de asfixiar a cualquier rival con la circulación de la misma y así, también hacer daño. Los del Tuca cortaron todo circuito ofensivo posible, para que Pumas tuviera profundidad. Por lo regular, esto dejaba espacios para que los de casa hicieran o al menos intentara, aumentar su ventaja. Al 33', Jesús Dueñas apareció por sorpresa en los linderos del área y no dudó en disparar, pasando el disparo apenas desviado.

Con los primeros 45 minutos cumplidos, los rostros reflejaban la realidad. Javier Cortés volteaba al cielo y Matías Britos lo hacía al césped. Impotencia, rabia y desolación por un resultado previo que, al menos en el papel, complicaba el camino rumbo a la Liguilla para Universidad Nacional. Los tres posibles puntos para Tigres desplazarían a los auriazules en la clasificación general. De esto eran conscientes los protagonistas del terreno de juego.

La estrategia de Tigres volvió hacerse presente. Al 53', de nuevo por el costado izquierdo, pero ahora con Jurgen Damm como el artífice de la jugada, Alan Mendoza sufrió las inclemencias de su velocidad. De recién ingreso, el '25' de los locales recibió en los linderos del área, se pegó a su banda, rebasó a su marcador y dentro de la zona de definición, cruzó a Alfredo Saldívar para conseguir el 2-0. En segundos, el volante expuso las deficiencias múltiples de la zaga visitante.

Al 65', de nueva cuenta Jurgen Damm volvió a aprovechar la lentitud de la zaga enemiga. Esta vez, Guido Pizarro le filtró la pelota al rápido volante, que esta ocasión le ganó las espaldas a Darío Verón, le venció por su larga zancada e ingresó al área para vencer una vez más a Alfredo Saldívar. 3-0 y el Volcán festejaba el regreso de su equipo; Universidad Nacional no reaccionaba, no construía, no profundizaba. Tigres, muy superior en cada línea.

Cuando todo pintaba inmejorablemente peor, apareció André-Pierre Gignac. El francés recibió un pase con ventaja, encaró al joven Pablo Jáquez y recortó hacia dentro, para después disparar con fuerza y conseguir el cuarto tanto de la noche. Pumas no existía en el terreno de juego, mientras que el campeón reivindicó su condición como el amplio favorito para ingresar a la Liguilla; el monarca aprovechó las debilidades de un cuadro sin identidad, para potencializar sus mejores virtudes.