El millonario y funcional ataque de Tigres

Los felinos tienen en sus ocho principales elementos en ofensiva, a casi 40 millones de euros a disposición de Ricardo Ferretti, para conseguir un nuevo título de Liga este semestre

Ciudad de México

Después de los primeros 90 minutos del Apertura 2017 se pueden sacar distintas conjeturas, pero quizás la más importante sea la capacidad del aparato ofensivo de los Tigres. El equipo de Ricardo Ferretti goleó sin compasión a un Puebla que parece sufrirá en un nuevo semestre, para mantenerse en el máximo circuito. La llegada del ecuatoriano Enner Valencia capitalizó las cualidades de un ataque que bien puede darle un nuevo campeonato de Liga a los felinos del norte.

Sin embargo, y más allá de lo que ocurra en la cancha, las cifras del mercado arrojan que la espectacularidad del frente ofensivo de Tigres no solo se queda en sus goles, sino que también en el costo de sus engranes. Sin ir más lejos y de acuerdo con el portal especializado en la materia, Transfermarkt, el propio Valencia es el futbolista mejor valuado en la Liga Mx, con un costo de 10 millones de euros, seguido, en siete, por el francés André-Pierre Gignac.

A la letal dupla, que dejó en claro que van en serio, les sigue el chileno Eduardo Vargas, que por lo menos frente al Puebla ya inició como titular y parece que será un mejor semestre. El andino está cotizado en seis millones de euros, mientras que dos menos, se encuentra Ismael Sosa, otro revulsivo y plurifuncional en la nómina, pues lo mismo puede jugar de enganche, que pegado a cualquiera de las dos bandas. También con un costo de 4 millones de euros: los laterales/volantes de la selección mexicana, Jürgen Damm y Javier Aquino.

Por si fuera poco, Ricardo Ferretti cuenta con recambios con capacidad probada y veteranía, como Damián Álvarez, que casi siempre ingresa como relevo para darle pausa al balón; el argentino, de 37 años, tiene un costo de 500 mil euros, pero mantiene la claridad en los metros finales, convirtiéndose en pilar para la construcción del juego, algo similar a su compatriota, claramente más joven y que puede desempeñarse como contención, partiendo desde atrás: Lucas Zelarayán. El otrora pampero está valuado en 3 millones y medios.