Tigres, obligado a no perder protagonismo

Con una de las plantillas más talentosas de la Liga MX, la UANL está obligada a mantenerse como uno de los aspirantes al título en el futbol mexicano

André-Pierre Gignac se mantiene como el referente en Tigres
André-Pierre Gignac se mantiene como el referente en Tigres (Mexsport)

Ciudad de México

Una polémica arbitral de Luis Enrique Santander fue la diferencia en la Final del Clausura 2017, la que esfumó alguna esperanza de llevar el partido a tiempos extras y lograr el sexto título para los universitarios.

El silbante no marcó la falta que le cometieron a Ismael Sosa al minuto 88 en el área de Rodolfo Cota, la que pudo cambiar el rumbo del encuentro. En el club regio están conscientes de eso y es por ello que están obligados a no perder el protagonismo en la Liga MX.

Pese a que el equipo perdió a Guido Pizarro, quien partió a España para jugar en La Liga con el Sevilla, la llegada de jugadores como Enner Valencia y el posible fichaje de internacionales como Gary Medel –subcampeón con Chile en la reciente Copa Confederaciones- hacen de los Tigres una de las plantillas a vencer en el Apertura 2017.

La inclusión del ecuatoriano y el chileno a la alineación del ‘Tuca’ Ferretti deben figurar en un equipo cuyo ataque se ha mantenido constante. El francés André-Pierre Gignac finalizó el semestre anterior con ocho goles –empatado con Avilés Hurtado, Matías Alustiza, Oribe Peralta y Nico Castillo con el segundo mejor registro de la Liga-, lo que mantiene como el principal referente a la ofensiva. Acompañado de jugadores como Ismael Sosa, Lucas Zelarayán, Jürgen Damm y Javier Aquino, entre otros, los felinos están obligados a no solamente mantener el nivel, sino mejorarlo, esto a raíz del inicio flojo que tuvieron en el Clausura 2017.

PRONÓSTICO: Pese a que cayeron en la Final ante Chivas, los Tigres se mantienen como uno de los equipos más fuertes en el futbol mexicano. Su plantilla cuenta con jugadores de gran calibre que han vuelto al equipo protagonista en los últimos dos años. El plantel está obligado no solamente a volver a la liguilla, sino a luchar por el título.