El gitano Gignac, de la ‘Big Mac’ a bicampeón con Tigres

El francés llegó al futbol mexicano en el Apertura 2015; año y medio después, es ídolo en Monterrey y figura de la Liga MX

André-Pierre Gignac
André-Pierre Gignac (Imago7)

Ciudad de México

El francés André-Pierre Gignac, de 31  años de edad, fue la contratación bomba de la Liga MX que  juega con Tigres. Año y medio después, ya cuenta con dos títulos del futbol mexicano, ante Pumas y América, y en las dos Finales ha sido determinante con goles y polémica.

Sin embargo, antes de tocar el cielo  en México, tuvo su sinsabor en sus inicios, en su tierra; incluso, vivió una debacle  física, que tuvo repunte de la mano de Marcelo Bielsa.

Criticado por la prensa gala, Pierre aceptó el proyecto que comanda Ricardo ‘Tuca’ Ferretti, donde comparte, ahora,  cartel junto a Jürgen Damm, Andy Delort, Ismael Sosa y Lucas Zelayarán, ataque de lujo que luce en el futbol nacional.

ANTES DE TIGRES, ¿QUÉ?

Alexandre Lacazette, del Lyon, fue el máximo goleador de la Ligue 1 en la campaña 2014-15, con 27 dianas, donde André se ubicó en segundo lugar tras 21 festejos con el Olympique de Marsella, seguido del sueco Zlatan Ibrahimović, en ese entonces del PSG, con dos anotaciones menos.

El currículum de Gignac, descendiente de gitanos, nacido en Martigues, cuenta con un peculiar caso de redención: en agosto de 2010, después del Mundial de Sudáfrica, Marsella contrató a Pierre, tras ser el máximo artillero de la campaña 2008-09 con Toulouse (24 dianas en 38 duelos).

El club marsellés pagó poco más de 22 millones de dólares por un ariete de selección nacional; “estoy muy feliz de portar la playera del Marsella, es un sueño hecho realidad”, señaló el día de su presentación Gignac quien, antes de ser traspasado, fue tazado en ‘120 millones de euros’ por su ex presidente en Toulouse, Olivier Sadran, precio por arriba de los cien que se manejó por su compatriota Karim Benzema.

Sin embargo, Gignac, como ironía, cargo con el peso de la comparación con Karim y elevó de manera considerable su volumen corporal; bajó su rendimiento en sus dos primeras campañas en Marsella (nueve goles en cincuenta y un cotejos),  al grado que Marcelo Bielsa, su técnico en turno, le advirtió y vaticinó al mismo tiempo:

“Yo te conozco de memoria, sé todo acerca de tu carrera. Vas a perder 2 kilos y marcar veinticinco goles", frase del ‘Loco’ que recogió el periódico francés ‘L’Equipe’ para su delantero de poder que, en poco menos de cuatro meses ,durante el inicio de la campaña 2014, recuperó su forma física.

Incluso, la grada rival, en cada oportunidad, le dedicó el famoso “un BigMac pour Gignac (una BigMac para Gignac)”.

Aunque, tras los dos años de ‘vacas flacas’, Gignac se apuntó veintinueve goles en 66 encuentros, pero que no le alcanzaron para ser parte de la Francia que viajó a Brasil 2014 bajo el mando de Didier Deschamps.

Ahora, ya en suelo regio, el devorador del área galo sació su hambre de títulos de una de las fanaticadas más fieles de México. Dos coronas, 39 goles, y Pierre está en su mejor momento; ¿momento de ponerlo a la altura de los Cardozo, los Cabinho, los Cristante, los Aguinaga?