Toluca y Tigres lo decidirán en el Universitario

La ida de la semifinal en el Nemesio Díez se fue sin goles; la vuelta se jugará el próximo domingo en suelo regio 

Toluca

Aunque el planteamiento de Ricardo Ferretti dista mucho de ser vistoso, sí fue productivo, el estratega de los Tigres vino a la capital del Estado de México a no perder y lo consiguió, maniató al ataque del Toluca y al final se lleva la igualada sin goles que deja para la vuelta la definición de esta serie de semifinales del torneo de Apertura 2014, todo ante unos Diablos Rojos que buscaron una ventaja pero no pudieron descifrar el sólido parado de la visita.

Con este resultado, el conjunto Mexiquense está obligado a ganar o empatar pero con goles en la cancha del Volcán el próximo domingo por la tarde, mientras que a Tigres le sirve otro empate sin goles para clasificarse ala final, aunque ahora en casa no contará con unos de sus referentes defensivos, Egidio Arévalo, quien salió expulsado.

OBLIGADAS MODIFICACIONES

Aunque el delantero Pablo Velázquez alcanzó a recuperarse de sus molestias en la pierna derecha, el técnico José Cardozo no quiso tomar riesgos ni dar ventajas, el paraguayo no entrenó al 100 por ciento en toda la semana por eso salió a la banca, dejando su sitio como eje de ataque a Jerónimo Amione. Otras novedades en el 11 choricero respecto a los juegos de cuartos de final fueron la inclusión desde el inicio de Edgar Benítez e Isaac Brizuela, además, prescindió del lateral Oscar Rojas.

Pero la novedad no sólo fue en la alineación, también el parado escarlata sufrió cambios. Esta vez el cuerpo técnico escarlata prefirió defenderse con línea de cuatro zagueros, Da Silva y Galindo en la central, apoyados por los costados por Miguel Ponce y Jordán Silva. En la contención permanecieron Richard Ortiz y Antonio Ríos. Lucas Lobos se echó la responsabilidad de guiar las ofensivas escarlatas junto con la velocidad por los costados de Brizuela y Benítez.

Tigres modificó menos sus esquema. La novedad en la alineación fue José Rivas en sustitución del lesionado Juninho. El resto de la alienación felina fue con los mismaso que le dieron el pase a semifinales, con una apuesta un tanto defensiva pero sin renunciar al ataque mediante los contragolpes de Joffre Guerron, Damián Álvarez y Hércules Gómez.

TOLUCA BUSCÓ VENTAJA 

Los Diablos no querían irse de casa sin ventaja en el marcador, por eso, desde que pitó el silbante César Arturo Ramos, se volcaron el busca de romper el cero. La apuesta fueron las escapadas por las bandas, pero lo más efectivo fueron las llegadas por el centro, de un Lucas Lobos que desde tres cuartos de cancha se apoderó de la pelota, se quitó a cuanto zaguero le salió a paso y ensayó su disparo de media y larga distancia.

Todavía no se alcanzaba el minuto de juego cuando el argentino naturalizado mexicano puso a trabajar al portero Nahuel Guzmán, un tiro cruzado que pasó apenas desviado del arco visitante.

Después, volvió a probar por el centro, un tiro desde la media lunLuque se fue desviado; incluso, mostró su calidad con el balón con un cobro de tiro de esquina que cerró de tal manera que apunto estuvo de meterse por el ángulo superior izquierdo, pero hasta ahí llegó el portero Guzmán para evitar el gol olímpico.

De hecho, fue el portero Naheul el más activo por los Tigres en la primera mitad, con intervenciones que ahogaron el grito de gol en la tribuna del Nemesio Diez. Además de evitar el gol olímpico, el portero felino fu clave al minuto 20, cuando en un rebote Aarón Galindo disparó desde fuera el área y con un manotazo el guardameta evitó la caída de su arco. Después, al 37 en un centro al área sacó una pelota que su propia defensa peinó y llevaba dirección de portería.

La respuesta de Tigres fue muy tibia, pocas llegadas al arco de Talavera que sólo debió intervenir en un tiro cruzado de Damián Álvarez y en disparos poco peligrosos de Guerron.

Eso si la lucha por la pelota cada vez fue más dura en medio campo, sobre todo de lado de Tigres, que se fueron la medio tiempo con par de amonestados en las personas de Rivas y Dueñas.

LA MISMA HISTORIA

Para la segunda parte los dos equipos saltaron con los mismos 11 y la misma propuesta, Toluca lanzado al frente un Tigres que prefirió esperar y hacer daño en el contragolpe. De hecho, fue Tigres quien generó las primeras llegadas de la parte complementaria. Al 46' Damián Álvarez se escapó por izquierda, recortó a su marca y sac un tiro centro que techó a Hércules Gómez, pero dejó botando el balón y exigió a Talavera un manotazo para evitar mayor daño en su puerta. Después, Hércules Gómez probó desde fuera del área, un disparo que pasó apenas desviado del ángulo superior izquierdo.

Toluca de inmediato reaccionó, tuvo en el costado derecho una avenida para generar llegadas en la persona de Isaac Brizuela quien al 55 sacó un disparo que el portero Guzmán mandó a tiro de esquina, mismo ensayo que intentó otra vez un minuto después, ahora sí superó al portero felino pero el tiro se fue desviados.

Con un juego tan cerrado los estrategas comenzaron a mover sus piezas. Ricardo Ferretti fue el primero al ingresar a Emmanuel Villa por Hércules Gómez, movimiento jugador por jugador que en nada movió el esquema defensivo que planteó en este juego de ida. La segunda modificación también fue de los felinos, ahora el ingresó de Gerardo Lugo para apretar la media cancha en susticion de Franciaco Torres.

La respuesta de José Cardozo fue el ingresó de su goleador, Pablo Velázquez, quien ocupó el lugar de Isaac Brizuela y al igual que en cuartos de final los Diablos jugaron con dos ejes de ataque.

Con el sólido parado de Tigres y la poca profundidad de Toluca parecía que nada iba a cambiar en el juego, pero al minuto 75 vino una jugada de Lucas Lobos, quien hizo un túnel y encaró a Egidio Arévalo quien lo esperó y le metió una patada que le costó la tarjeta roja, dejó a su equipo con uno menos y a Los choriceros con 15 minutos para volcarse al arco de Guzmán.

La expulsión obligó a Ferretti a quedar su último cambio, sacó a Guerrón y reforzó aún más su zaga con el ingresó de Antonio Briseño.

En la recta final del partido los Diablos buscaron insesantemente esa ventaja en el marcador y tuvieron oportunidades para tenerla, pero sus remates no fueron efectivos. Una clara fue al minuto 81, desborde de Ponce por el costado izquierdo, llegó a línea final y sacó un centro que cayó en el manchón de penal, justo donde estaba Pablo Velázquez quien le ganó la posición a los dos centrales, remató de cabeza pero justo donde estaba el portero Guzmán que detuvo con las manos.

En la partido final del partido Cardozo todavía buscó esa notación ingresó a Esquivel en busca de generar otra aproximación pero nada que inquietara de más al portero de Tigres que rechazó todo lo que llegó a su área.

El silbante todavía agregó cuatro minutos pero no fueron suficientes para iluminar la creatividad de unos Diablos que no pudieron generar una llegada más, se perdieron en la disputa del balón en medio campo y sellaron el empate sin goles.