Tigres castiga a Pumas; golea 3-0 en la final de ida

El conjunto regiomontano impuso su ley y doblegó al cuadro capitalino en el duelo de ida de la final del Apertura 2015


Ciudad de México

La fiesta en el Universitario de Nuevo León fue completa para los Tigres y sus 'incomparables'. El conjunto dirigido por Ricardo Ferretti vapuleó 3-0 a un Pumas cuya presencia en el 'Volcán' fue meramente anecdótica.

Pese a mandar al cuadro de lujo al terreno de juego, los hombres de Guillermo Vázquez nunca pudieron crear mayor peligro sobre el rival, y era cuestión de tiempo para que éstos pudieran adelantarse en el marcador.

Al minuto trece, el árbitro José Alfredo Peñaloza vio un empujón por parte de Javier Cortés sobre Rafael Sobis al interior del área, no dudó en señalar la pena máxima y Gignac tampoco titubeó a la hora de cobrarlo, venciendo a Alejandro Palacios y provocando la explosión de su gente.

Lejos de reaccionar, el cuadro auriazul lució endeble, asustado y sin capacidad de reacción ante un local que poco a poco subía los decibeles del juego.

El premio a la proposición de Tigres llegó a los 28 minutos, cuando la zaga visitante marcó pésimamente a Javier Aquino, a quien ya le gustó anotar en la Liguilla y en esta ocasión tampoco perdonó; el oaxaqueño lanzó un potente derechazo que se incrustó en el ángulo del arco defendido por 'Pikolín'.

Así se fueron al medio tiempo, con la sensación de que Tigres podría matar el encuentro en cualquier momento, de Pumas se esperaba una reacción que nunca llegaría.

'Memo' Vázquez envió a Emmanuel Ludueña al terreno de juego, el hombre creativo capaz de marcar la diferencia en el medio campo de Pumas, aunque el argentino poco pudo hacer para ayudar a sus compañeros, quienes lucían noqueados y sin idea.

Tigres no cesó en sus ambición por ampliar el marcador, conscientes de que habría que cerrar la obra en terreno enemigo, los felinos buscaron con todo el tercer tanto, situación que Rafael Sobis concretó al minuto 59.

El brasileño aprovechó un rechazo de Palacios a un disparo de Gignac, y con el marco abierto, empujó el esférico para redondear la goleada y desatar la fiesta en el Universitario.

Ante la sensación de un cuarto gol de Tigres y la nula respuesta auriazul, transcurrieron los minutos del juego, el cual concluyó con una cómoda ventaja que, en apariencia, parece definitiva para los regiomontanos.

El domingo, en CU, se definirá al nuevo campeón del Apertura 2015, donde Pumas tendrá que apelar a la hombrada de revertir el marcador, situación a la que nunca se ha enfrentado en sus finales dentro de los torneos cortos.