Tigres buscará volver a festejar en casa frente a Dorados

En duelo que define en mucho su futuro clasificatorio, Tigres espera sacudirse la racha de cinco partidos sin conocer la victoria, de ahí la obligación de superar a un Dorados que necesita ganar para aspirar a mantener la permanencia en la Primera División


André-Pierre Gignac
André-Pierre Gignac (Mexsport)

Monterrey

E n un duelo de desesperados, de vida o muerte para uno y de mantener esperanzas para el otro, Tigres y Dorados se enfrentan esta noche en busca de tres puntos que les permitan mantener intactos sus objetivos en el Clausura 2016.

 Los actuales campeones no pueden dejar ir más puntos, menos en casa, si quieren seguir aspirando a clasificar a la Liguilla, de la que hoy están fuera al ligar cinco partidos sin victoria y para volver a zona de clasificación no les queda otra que vencer a los sinaloenses.

 Por su parte los Dorados han tenido un levantón de la mano de José Guadalupe Cruz, pero hoy además de vencer a Tigres en su “cueva” necesitan que Morelia pierda con Puebla. Si ganan y los Monarcas empatan o triunfan, el descenso estará consumado para el “Gran Pez”.

 El conjunto de Culiacán llega a esta jornada con la obligación de ganar sus cuatro partidos restantes. De hacerlo su porcentaje finalizaría en 1.117 y si Morelia pierde los 4 que le restan, acabaría en 1.107, y Dorados se salva.

Sin embargo con un solo punto que sumen los michoacanos estarían exactamente igual que Dorados en el cociente, pero entraría la diferencia de goles y Dorados se va.

Así es que hoy el Profe y sus dirigidos podrían venir al Volcán con una propuesta diferente a la de la mayoría de los que visitan a Tigres, no a encerrarse a ultranza, sino a proponer para buscar un gol y ahora si cuidarlo a piedra y lodo.

De concretarse esta noche el descenso del conjunto “culichi” sería el tercero que ocurra en el Estadio Universitario. En la campaña 76-77 Tigres venció al Zacatepec y lo mandó a la entonces Segunda División, después en 1996 los felinos cayeron 2-1 ante Rayados y éste resultado consumo la caída de la escuadra de la UANL a la Liga de Ascenso.

Años más atrás, el Universitario había sido testigo por primera vez de un adiós a la Primera División, cuando a los felinos les tocó luchar mano a mano con el Zacatepec, equipo al que terminaron ganándole en serie de Ida y Vuelta por el no descenso de la Temporada 1976-77.

En la semana, ya los jugadores felinos dejaron en claro que no piensan en los problemas de su rival, pues ellos mismos tienen los suyos, y muy graves, pues ante la racha de cinco encuentros sin ganar se complicaron la clasificación y la posibilidad de refrendar el campeonato del torneo anterior.

 Ricardo Ferretti ha trabajado con sus jugadores en poder recobrar la intensidad en su juego que se ha ido perdiendo semana a semana. Hoy enfrentarán a un rival que lucha los 90 minutos, que no da por perdida una pelota y tendrán que superarlo. Tuca tiene a todo su arsenal disponible para buscar tres puntos que hoy son “oro molido”. Los únicos que están fuera son Iván Estrada, recién operado de la rodilla, y el paraguayo Fernando Fernández por un problema en su espalda baja. Por si fuera poca la obligación de la victoria para los felinos, también deben pensar en cuidar una lesión que pueda dejar fuera a alguno de la Final de Concachampions que el próximo miércoles jugarán aquí el duelo de Ida ante el América. No hay de otra campeón, el triunfo es imperativo para seguir pensando en clasificar y si de paso le sellan el boleto a la Liga de Ascenso a su rival de hoy será un plus, lo que realmente importa es ganar para seguir vivos, sino le empezarían a decir adiós a la Liguilla y el título.