La altura, el rival a vencer para Tigres

Tigres deberá superar los sintomás de jugar en una de las ciudades más altas del mundo.



Equipo de Tigres antes de iniciar el partido vs River Plate
Equipo de Tigres antes de iniciar el partido vs River Plate

Tigres continuará con su sueño en la Copa Libertadores, pero antes de ir por su tercer duelo y segundo viaje tendrán un rival bastante complicado en Bolivia. Y no se trata exactamente del equipo San José, sino los 3.735 metros de altura sobre el nivel del mar que se encuentra la ciudad de Oruro, sede del conjunto boliviano.

Ante el desgaste y la presión que puede generar este factor negativo para los futbolistas, en el plantel felino se preparan para contra restar dicho efecto negativo que causa estar en la altitud.

Cuando el cuerpo humano alcanza cerca de 2.100 metros sobre el nivel de mar, la saturación de la oxihemoglobina (oxígeno en la sangre) comienza a disminuir drásticamente. Los primeros signos de que la altitud nos afecta son mareos, dolor de cabeza, una fatiga mayor de la normal, falta de apetito y hasta nos puede llegar a provocar vómitos y un principio de deshidratación.

Es por ello que el cuerpo médico de Tigres se ha preparado para que a sus jugadores no les afecte en el rendimiento futbolístico cuando se enfrenten a San José.

En entrevista con el Doctor Oscar Salas, jefe de los servicios médicos de Tigres, nos reveló las medidas preventivas que utilizarán para el viaje a Bolivia.

La primera indicación que se llevará a cabo será viajar el mismo 11 de marzo a la ciudad de Oruro para que la altitud no les pueda causar algún estrago, tras el partido volver inmediatamente para que no genere una baja oxigenación en el organismo de los futbolistas.

La segunda medida preventiva será oxigenar a los jugadores felinos, el cuerpo médico del conjunto de San Nicolás informó que ya se cuenta con tanques de oxígeno, mascarillas y difusores nasales para brindarle al equipo en general (jugadores, cuerpo técnico, utileros, directivos) una adecuada oxigenación antes, al medio tiempo y después del partido.

Sin embargo, el Doctor Salas indicó que las bases para el buen rendimiento de un atleta en la altura de Oruro está en una buena preparación física, misma que el cuerpo técnico de la mano de su preparador físico Guillermo Orta ha tenido adecuadamente desde el inicio del actual torneo.

"La altitud, el calor excesivo genera una disminución importante de la capacidad físico-atlética, a más de 2 mil metros de altura de una ciudad tenemos una deficiencia de 15 a 10 por ciento de diferencia esto es disminución de la capacidad aeróbica.

"Es por ello, que la buena preparación física de un atleta es esencial, usando frío, calor, masaje, hidroterapia, recuperadores, proteínas, queratina, todos estos productos tienen un impacto pero la base fundamental debemos dejarlo en claro es un buen entrenamiento físico, es lo fundamental ahí es donde más se previenen lesiones es donde más se puede influenciar a un atleta o un jugador de futbol", indicó el doctor en medicina del deporte.

En caso de algún dolor de cabeza o mareos se podrán tomar algún medicamente como ibuprofeno, paracetamol o algo de cafeína.

"Cuando pasamos a 3 mil 700 metros como se espera allá en Bolivia ahí tenemos un impacto mayor, si el equipo está bien preparado el esfuerzo de recuperación más rápida si está bien entrenado.

"Si hay síntomas atenderlos puede haber dolor de cabeza, que usamos algún analgésico, cafeína preparado sin ser un doping con una dosis adecuada, si hay nauseas o vomito manejarlo adecuadamente y no necesitan estar en el juego, cuando una persona llega a la altura sea jugador, directivo, aficionado al llegar simplemente pueden manifestar el mal de altura", agregó el doctor Salas.

¿Qué pasa a 3.500 metros sobre el nivel del mar?

A esa altura la concentración de oxígeno es mucho menor que a nivel del mar (un 40% menos), por ello el cuerpo humano debe aumentar las inhalaciones para recibir el suficiente aporte de oxígeno.

Aun así, es más precario que en situaciones normales. La falta de presión atmosférica a más de tres kilómetros de altura provoca que determinadas células del cerebro y de los pulmones puedan reventar ocasionando así una liberación de líquidos que pueden llenar esos órganos.

Síntomas:
Cefalea (dolor de cabeza). Es el síntoma más frecuente que suele ceder con el reposo y analgésicos.
Náuseas y vómitos. Favorecen la deshidratación. También pueden surgir digestiones pesadas y aerofagia.
Anorexia. Pérdida del apetito.
Fatiga anormal. Con cansancio, debilidad e indiferencia. A veces difícil de distinguir del cansancio por esfuerzo.
Disnea. Dificultad respiratoria.
Insomnio. Respiración periódica, dificultad en la conciliación del sueño, despertares nocturnos, sensación de falta de aire.