Maestro y alumno, contrastes en el banquillo

La Final del Apertura 2015 enfrenta a dos entrenadores que trabajaron juntos hace años: Ricardo Ferretti y Guillermo Vázquez; el Tuca, con su estilo explosivo, mientras que Memo prefi ere la sobriedad

Ricardo Ferretti y Guillermo Vázquez
Ricardo Ferretti y Guillermo Vázquez (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Su disciplina militar y exigencia a los jugadores, su carácter explosivo, su compulsiva obsesión por el perfeccionismo y dedicación al trabajo son las cartas de presentación de Ricardo Ferretti.

Su capacidad y efectividad en los banquillos es lo que ha mantenido al estratega de los Tigres vigente por casi 25 años en el balompié mexicano, sin haber sido nunca despedido a mitad de un torneo.

Ha estado en tres etapas al frente de los Tigres, pero ha sido en la primera, del 2000 al 2003, y en esta última desde el Apertura 2010 en que ha llevado a los felinos a la consolidación de proyectos que en primera instancia estaban enfocados a salir del abismo porcentual.

EN EL VESTIDOR

En varias ocasiones se ha ventilado la manera en la que Ricardo Ferretti reprende a sus futbolistas y a pesar de que se le ha criticado, los resultados en la cancha respaldan el trabajo del entrenador brasileño.

Es perfeccionista. Gusta del ensayo y la repetición de las jugadas. Explota en gritos y mentadas si las cosas no salen como él las ha pedido.

Desde que tomó las riendas de Pumas en la campaña 1991-1992, no ha habido un torneo en el que Ferretti no dirija a alguna escuadra del balompié nacional.

Su nombre es sinónimo de constancia y efectividad, pues en su palmarés cuenta con tres títulos de Liga al frente de Guadalajara, Universidad y Tigres.

FRENTE A LAS CÁMARAS

Si bien en las canchas de entrenamiento y en la zona técnica durante los partidos se transforma en un técnico exigente y hasta explosivo. Fuera de ellas es una persona amable, bromista y que en muchas ocasiones se presta al diálogo.

Las conferencias de prensa siempre dan de qué hablar, ya sea porque el Tuca está de buenas y hace bromas o cuenta chistes, o porque está de malas y reparte regaños a diestra y siniestra; eso sí, siempre una declaración dura y contundente.

En pocas palabras, Ferretti dice sin reparos lo que siente y piensa. Tuca siempre ha dicho: "no soy monedita de oro para caerle bien a todos", y tiene razón.

En el futbol tiene muchos críticos de su forma de juego y de trabajar, pero lo que es un hecho es que se trata del técnico más efectivo en la actualidad y que aún está lejos de ver el final de su profesión.

SU ESQUEMA Y ESTILO

Hasta hace poco se podía pensar que Ricardo Ferretti no salía de su librito ni su esquema (el 4-4-2); sin embargo, su breve paso con la selección nacional le dio rienda suelta al Tuca más relajado que se haya visto, al grado que su sistema de juego fue un ofensivo 4-3-3, sin tantas precauciones.

Siempre se la ha criticado ser un entrenador conservador, aquel que no arriesga de más y nunca hace un movimiento fuera de la lógica. Con Tigres siempre ha contado con planteles de lujo; sin embargo, ahora con los arribos de André-Pierre Gignac, Javier Aquino y Jürgen Damm el equipo se ha potencializado a niveles que ni el propio freno de mano del Tuca puede detener.

EL AÑO DEL TUCA

El 2015 ha sido un año más que redituable para Ricardo Ferretti. Llevó a Tigres a la Final de la Copa Libertadores de América que perdió ante River Plate; asumió el mando de la selección nacional en forma interina y logró el boleto a la Copa Confederaciones de Rusia 2017; y en estos momentos tiene a sus felinos en otra Final y a 180 minutos de alcanzar su cuarto título de Liga

Guillermo Vázquez es señalado de ser un entrenador frío, incapaz de hacer reaccionar a su equipo en momentos de apremio. Sin embargo, el timonel de Pumas es un tipo intenso en el banquillo, que manotea y reclama a los suyos cuando éstos no entienden y no ejecutan sus conceptos.

Memo heredó el estilo de Ricardo Ferretti, fue su auxiliar y hoy replica los aspavientos del brasileño, también la misma exigencia hacia sus dirigidos.

En su segunda etapa con Universidad busca emular el éxito de la primera, en la que salió campeón del Torneo Clausura 2011 al derrotar a Monarcas Morelia.

También ya probó suerte fuera del cobijo de los Pumas, con el Cruz Azul. A La Máquina le dio el título de la Copa MX del Clausura 2013 y ese mismo torneo llegó a la Final de Liga, misma que perdió de manera dolorosa ante el América.

EN EL VESTIDOR

En el vestidor, según cuentan, Memo es enérgico, de palabra firme y sin contemplaciones para admitir errores. Pocas veces o mejor dicho, nunca los medios pueden ver un entrenamiento completo de Vázquez Herrera.

No le gusta que observen su trabajo en las prácticas. Dicen que sabe premiar el esfuerzo y es de los técnicos que brinda oportunidades a los más jóvenes, así lo reflejan los cinco debuts en los últimos tres torneos y la recuperación de futbolistas que parecían perdidos como Javier Cortés o Alejandro Castro.

FRENTE A LAS CÁMARAS

Vázquez nunca ha gustado de los reflectores, de las preguntas de la prensa, y se enciende con cuestionamientos que no considere adecuados.

“Eso piensas tú, que todo lo ves negativo, que todo te parece mal”, le dijo a un reportero después de que éste criticara su estrategia en el 1-3 que le propinó el América en la cancha del Olímpico de CU.

Memo es de carácter fuerte, de paciencia corta e incluso así lo refl eja cuando la afi ción le pide un autógrafo o una fotografía. Rara vez, el entrenador se detiene para complacer a los fanáticos, y cuando lo hace, es muy breve el tiempo que les brinda para estar en contacto con ellos.

Vázquez es introvertido, desdeña cualquier tipo de halago.

SU ESQUEMA Y ESTILO

Desde que volvió a Pumas, en el ya iniciado Apertura 2014, el entrenador ha empleado un sistema un poco más ofensivo, un 4-2-3-1 que este torneo le ha redituado como la mejor ofensiva del certamen.

En los primeros duelos al frente del colectivo auriazul, rescató a Eduardo Herrera de la inactividad en el primer equipo. Hoy, el ariete es indiscutible en la oncena felina.

Otro de los aciertos de Memo ha sido la elección correcta de sus refuerzos, llevando a CU únicamente lo que necesitaba el equipo azul y oro y cubriendo las necesidades básicas de su escuadrón con arribos como el de Gerardo Alcoba, a inicios de este año, Fidel Martínez, Marcelo Alatorre y Alejandro Castro en el segundo semestre del 2015.

SU REGRESO

Esta noche Memo tendrá su máxima prueba, enfrentándose al que fuera su guía en los banquillos, a su tutor como estratega. Contra Ricardo Ferretti, en un duelo de 180 minutos, Vázquez deberá demostrar su valía y que sus conocimientos ya son suficientes para superar a su maestro.

Una prueba contra su esencia. En cuatro años, Memo ha llegado a tres finales de Liga, y una de Copa; ganando dos trofeos, pero perdiendo de manera increíble el de Cruz Azul ante América. Eso sí, le tomó poco tiempo volver al protagonismo.