Aquino, retroceder es avanzar

Javier regresó de su fallida aventura en Europa al futbol mexicano en lo que supondría un retroceso. Sin embargo, ha retomado su nivel futbolístico y es parte fundamental de Tigres, quien está a la puerta de ganar el título del Apertura 2015


Javier Aquino es clave en el accionar de Tigres
Javier Aquino es clave en el accionar de Tigres (Mexsport)

Ciudad de México

¿Cómo no mirarse en el espejo de Ricardo Osorio? ¿Por qué no hacerlo en el de Pablo Barrera o Efraín Juárez? Bajo estos ejemplos de jugadores que regresaron de Europa y terminaron por tener una baja de su nivel futbolístico a su regreso a México, se pudo ver Javier Aquino. Sin embargo, Tigres ha significado un resurgimiento de su carrera y él ha sido fundamental para que el cuadro regiomontano esté a las puertas del campeonato azteca.

Apenas el año futbolístico pasado, vivía un momento amargo con el Rayo Vallecano, escuadra con el que estaba cedido. El jugador oaxaqueño publicó una foto en San Sebastián acompañado de la palabra "preocupado", cuando esa misma semana, el cuadro rayista tenía un partido contra el Athletic de Bilbao y el mexicano no fue convocado. Por esta acción, el entrenador de los madrileños, Paco Jémez decidió prescindir de sus servicios en algunos cotejos. El futbolista surgido de Cruz Azul reculó pidió disculpas a la afición: "lo que puse no tiene nada que ver con el futbol ni con una convocatoria. Simplemente es algo personal y si en algún momento alguien del club o de la afición se sintió ofendido por mi publicación o por mis palabras, le pido una disculpa". A pesar de sus palabras, no pudo recuperar la confianza del técnico y terminó por regresar a la Liga MX.

Así, Aquino tomó sus maletas y decidió embarcarse a su nuevo destino: los multimillonarios Tigres. Dejó sus sueños europeos en Madrid y partió hacia Monterrey para caer de pie. Pronto, en los juegos de Copa Libertadores, le quitó la titularidad a Joffre Guerrón, quien había sido el hombre gol de los regiomontanos hasta ese momento. Fue titular en los duelos contra Internacional de Porto Alegre y fue el mejor jugador en la final contra River Plate. Comenzaba a carburar el oaxaqueño.

Su año en Vallecas estuvo teñido de irregularidad. Solo trece partidos arrancó como titular y once de suplente; ahí aportó cuatro pases para gol y ningún tanto. Pero todo ha sido radicalmente diferente en su etapa en San Nicolás: en apenas seis meses (la mitad de lo que acumuló con la escuadra rayista) acumula 20 juegos iniciados como titular, ninguno como substituto para un balance de cinco dianas y cuatro asistencias.

"A mi regreso de Europa (el equipo) me ha brindado una gran confianza, he tratado de responder en cada partido. Obviamente le agradezco a 'Tuca', a quien lo veo como un maestro, como alguien que sabe demasiado de futbol, con mucha experiencia y que tiene bien claro lo que quiere", comentó.

El volante se ha visto empapado de esa confianza y una de sus mejores actuaciones llegó el jueves pasado, en la final de ida. Ahí, el futbolista de 25 años de edad, fue intenso como un dolor de muelas para Marcelo Alatorre, lateral de Pumas que nunca pudo detenerlo. ¿Pruebas? el disparo de derecha que terminó en el segundo tanto de Tigres y contribuyó con escapadas durante todo el juego. Aquino fue fundamental para el accionar del cuadro norteño y tendrá que ser determinante para que el cuadro de Ricardo Ferretti pueda terminar como campeón.

El Tri también lo voltea a ver

Su regreso de España también le ha beneficiado en la selección mexicana. Desde que Aquino regresó del balompié europeo, ha tenido actividad en los últimos juegos del combinado azteca. Primero, en el miniciclo de Ferretti y ahora con Juan Carlos Osorio de la eliminatoria.

De hecho, el 'wing' por izquierda jugó el último juego del Tri, donde participó de inicio jugando 65 minutos contra el combinado hondureño. Su labor fue de sacrificio, pero fue parte importante para que la escuadra mexicana le ganara 0-2 a los 'catrachos' en San Pedro Sula.