Guido Pizarro, el dueño del balón

La plantilla de Tigres está integrada por más de una estrella; en dicha constelación sobresale, en el campo, la efectividad de un tipo sin reflectores: Guido Pizarro

Guido Pizarro
Guido Pizarro (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Calza tachones blancos, a veces negros, juega sencillo y fácil; sin problema, sus funciones pasan desapercibidas del ojo del aficionado que se centra en el resultado del encuentro, pero contrario a la lógica, lo que haga con la pelota en los pies, determinará el rumbo del compromiso en turno.

Si sale inspirado, es capaz de ser el motor y principal abastecedor de los trazos donde nace la ofensiva de su escuadrón.

Es Guido Pizarro, contención de Tigres, el tipo por el que mayor cantidad de pelotas pasan en el Apertura 2015. El dueño del balón. De acuerdo con la estadística de la Liga MX, y luego de 16 jornadas disputadas, Pizarro es el futbolista que más veces toca la pelota en el futbol mexicano (registra mil 141 roces), el que mayor cantidad de pase completa, con 909 trazos en mil 326 minutos sobre el césped y el segundo cuya efectividad en el toque raya en la perfección (88.5%).

Es un todoterreno. Además, es él en quien sus compañeros confían para descargar la redonda: Guido ha recibido 828 lances, solo detrás de Luis Montes de León (850) en lo que va de competencia.

En una escuadra en la que destacan André-Pierre Gignac, Jürgen Damm, Javier Aquino y hasta Rafael Sóbis, el papel de Guido Pizarro es secundario. Pocos entienden el nivel de su juego y lo que logra cuando tiene metros por delante para recibir, levantar la mirada, ubicar a un compañero y brindar un pase certero, o bien recorrer algunos metros con el esférico pegado a los botines.

Son escasos los que aplauden su entrega y determinación, incluido Ricardo Ferretti. "Es un jugador determinante, un futbolista que pude potenciar las funciones y aspiraciones del equipo con lo que hace en el campo; le toma tan solo unos segundos para marcar la pauta de lo que suceda en el campo", le reconoció e Tuca a inicios del certamen; "es un tipo que se ha ganado el respeto del plantel con trabajo, con sacrificio y poniendo el ejemplo de lo que se debe hacer para ser titular”, reforzó Damián Álvarez sobre el también argentino.

Pizarro Demestri arribó al futbol mexicano en el 2013, procedente de Lanús, equipo en el que en 2009 debutó en la Primera División argentina; en el 2012, meses antes del fichaje con Tigres, Guido estuvo a punto de emigrar a Italia, con la Fiorentina, pero problemas entre las directivas impidieron que diera el salto a Europa, aunque eso no le ha mermado para dejar en claro su calidad en la Liga MX.

Con cinco torneos cortos en México, el volante de recuperación atraviesa su mejor momento y completa 82 encuentros en el máximo circuito nacional, 70 de ellos como titular, 6 mil 324 minutos y cuatro anotaciones; en el Apertura 2015, por si fuera poco, se estrenó como asistente para servir a un delantero y que este convirtiera en gol su servicio.

Su técnica le brinda recursos para buscar este tipo de opciones cuando el balón llega a él.

“Sabemos que tenemos plantel y equipo para pelear el torneo, no lo podemos negar, hemos tenido partidos buenos y otros no tanto, pero mientras mantengamos la idea de juego ofensivo, vamos a ganar. Con los nombres no podemos jugar; hay calidad en el equipo, pero hay que demostrarlo; si jugamos en conjunto seremos un buen rival en la Liguilla”, dijo Guido .

Un discurso en el que se priorizan los objetivos colectivos, eso es lo que declara Pizarro. Es un eslabón secundario en cuanto a los rel ectores, de cara a su cuarta Liguilla, quiere levantar un título como premio a su despliegue.

“Pumas ha hecho bien las cosas, América siempre está ahí. Nosotros hemos hecho las cosas bien, la diferencia de puntos es poca. Esperamos el rival que nos toque, tener el control de juego y sacar los resultados”, señaló el mediocampista sobre su futuro inmediato.