Caen felinos peleando

Con polémico arbitraje de Marco Antonio Rodríguez, Tigres fue eliminado de los Cuartos de Final por el América pese a que los felinos pelearon hasta el final del partido con 10 hombres en la cancha por la expulsión de Hugo Ayala.

Destaca Pulido tuvo una buena tarde.
Destaca Pulido tuvo una buena tarde. (Mexsport)

Ciudad de México

Los Tigres de la UANL cayeron con la cara al cielo, luego de venir de atrás, con un hombre menos los últimos 35 minutos, para empatar 1-1 ante el superlíder, pero quedar eliminados de la Liguilla en un partido donde Marco Antonio Rodríguez tuvo una actuación cuestionable a favor de los capitalinos.

Con la ventaja del 2-2, las Águilas sólo necesitaban otro empate para conseguir su objetivo, y Raúl Jiménez les abrió el camino. Al minuto 52, el delantero mexicano anotó de palomita y casi de inmediato emparejó Alan Pulido (57’), pero no fue suficiente para que el Tigres alcanzara el marcador que necesitaba. Además, desde el minuto 55 jugó con 10 hombres, debido a la expulsión de Hugo Ayala.

Un partido complicado, como se esperaba esta fase de la Liguilla, es el que tuvieron los auriazules que fueron arropados por cerca de 10 mil hinchas felinos en el Estadio Azteca.

Al minuto 10  el América ya había tocado dos veces la puerta de Enrique Palos, pero éste aguantó bien en un mano a mano contra Raúl Jiménez y en otra Rubens Sambueza perdonó al sacar tiro por encima del larguero.

Pero poco a poco los pupilos de Ricardo Ferretti comenzaron a equilibrar todo en la cancha, teniendo más la pelota, con recuperación y buen desdoble.

A los 17 minutos, en un balón que Torres Nilo robaba en la salida americanista, Damián cedió a Lucas Lobos, quien entró al área y fue fauleado, pero el árbitro no vio la falta, no marcando la pena máxima.

Alan Pulido, quien se ganó la titularidad en este torneo, hacía una jugada entre dos defensores, quedando sin marca, pero antes de otra cosa era fauleado por Aquivaldo Mosquera. En la siguiente jugada Lobos sacó tiro que buscaba el ángulo superior izquierdo.

Tigres, consciente de que necesitaba ganar para aspirar a la siguiente fase, intentó ser más ofensivo, dejando abiertos a Torres Nilo por izquierda y Dueñas por derecha, pero sin dejar de formar la línea de cinco cuando era necesario.

Damián, a los 34 de juego, sacó tiro a las manos de Moisés Muñoz; más tarde, Torres Nilo mandaba centros que parecía llevaban gol, a los 35 y 39, pero en ambos el arquero americanista se colgaba del esférico.

Para la parte complementaria el Tuca se decidió por el primer cambio, al sacar a Damián, para meter en su lugar a Emanuel Villa.

El movimiento le comenzó a dar mayor proyección al frente a los universitarios, pero sin llegar a pisar con solidez el área del rival, que insistía por los costados, tanto, que a los 52 Layún mandó un centro que Jiménez conectó de cabeza para vencer a Palos.

Con el marcador en contra, Tigres se veía obligado a hacer dos para avanzar, lo que se veía más complicado, sobre todo cuando a los 55 de juego Hugo Ayala recibió la segunda amarilla, dejando a Tigres con uno menos.

Pero Alan Pulido, en una escapada por el lado izquierdo, quería decir lo contrario, al hacer el empate en jugada individual, regresándole a nuestro equipo la esperanza de poder llegar a la antesala de la Final.

Después del empate comenzó a verse un partido de ida y vuelta, aún sin notarse la superioridad numérica del cuadro local.

Los siguientes minutos Tigres daba la impresión de poder buscar el segundo, pues no se estaba notando la ausencia de Ayala por la tarjeta roja. Al 72 salió Dueñas y entró el Gringo Torres, para darle recuperación al medio campo.

El trámite del compromiso se volvió de ida y vuelta. La media cancha desapareció y las llegadas en ambas áreas aparecieron. Al 80´, los universitarios tuvieron la más clara. Lucas Lobos filtró un balón para Emanuel Villa, quien disparó raso y la pelota se estrelló en el poste. Los de Coapa se salvaron.

Y un minuto más tarde el argentino se deja caer en la cancha, con dolor, por lo que es sustituido por Edgar Lugo, a los 84, en un último intento de buscar el pase a la Semifinal.

En la recta final el conjunto de Ricardo Ferreti estuvo encima de los azulcremas; sin embargo, no lograron el anhelado gol que les hubiera otorgado el boleto a la Semifinal.

APOYAN EN LA TRIBUNA

Ellos como siempre no fallaron y lo cumplieron: invadieron el estadio azteca y aunque el resultado final no favoreció a Tigres, unos 12 mil incomparables hicieron su partido en la tribuna al hacerse escuchar por todo el coloso de Santa Ursula.

Desde cuatro horas antes los aficionados regio montañosa hicieron su arribo al estadio azteca en donde sus rostros mostraban confianza y alegría de poder apoyar a sus Tigres a cientos de kilómetros de confianza.

Una hora antes del comienzo del partido, los hinchas entraron al inmueble y de inmediato se dejaron sentir con el Bay característico grito de “Tigueres, Tigueres”.

El gol de Alan Pulido fue el júbilo para los incomparables pero conforme fue pasando el tiempo y el empate que le daba el pase a la semifinal al América prevalecía, el ruido americanista comenzó a reinar.

“No importa que no hayamos ganado en la cancha, ganamos en la tribuna y perdimos con la cara al sol. No vamos a Monterrey satisfechos de que se hizo lo que se pudo”, dijo Miguel Sánchez, aficionado felino que viajó a ver a Tigres. (Diego Armando Medina /Ciudad de México)