La revolución del francés

André-Pierre ha demostrado que no vino a la Liga MX por un retiro prematuro a sus 30 años; hoy es el emblema de los Tigres finalistas y un temible goleador

Gignac celebra uno de sus goles
Gignac celebra uno de sus goles (Mexsport)

SAN NICOLÁS DE LOS GARZA, Nuevo León

La Revolución Francesa duró 13 años (1788-1801) en busca de la igualdad social. Doscientos veintisiete años después de esa irrupción, a André-Pierre Gignac le bastaron seis meses para revolucionar el futbol mexicano.

El goleador galo llegó como la bomba del mercado veraniego para este Apertura 2015 y en medio del asombro, pues pocos daban crédito a que Tigres contratara al sublíder de goleo de la Ligue 1, quien tenía ofertas atractivas de equipos ingleses, turcos y rusos.

Dedé, como lo apodan en su país, había marcado 21 goles en el último torneo de la Liga gala, por lo que pocos creían que ficharía por los felinos, sin embargo, en junio se hizo realidad.

México no es un futbol desconocido para grandes estrellas del balompié mundial, históricamente han figurado elementos de la talla de Emilio Butragueño, Bebeto, Iván Zamorano, Claudio López, y más recientemente, Luis García Sanz y el mismo Ronaldinho; la diferencia con el caso de André-Pierre Gignac, es que Tigres contrató a un ariete europeo que llegó en uno de sus mejores momentos de su carrera.

Mucho tiempo antes, en el siglo pasado, el único jugador europeo que había venido a México en la plenitud de su carrera fue el español Isidro Lángara, quien a finales de los años 30 llegó a tierras tricolores con la Selección de Euzkadi (País Vasco) para jugar el torneo local en pleno escape del franquismo derivado de la Guerra Civil Española.

Unos años más tarde, Lángara militó con el mítico Real Club España, con el que resultó campeón de goleo.

Ahora, para Tigres también significó acabar por posicionar su marca no solo a nivel nacional, sino dar el salto definitivo a la internacionalización, pues Gignac llegó para encarar la Final de la Copa Libertadores de América, además jugó la Concachampions, en la que ya están en octavos de final y buscarán el boleto al Mundial de Clubes de 2016.

Seguramente, cuando Gignac llegó a México no tenía idea de lo que representaría su contratación. Era pretendido por el Arsenal de Inglaterra, el Galatasaray de Turquía y un club ruso; sin embargo, sus sueños lo llevaron a firmar con Tigres, en un país distinto, un idioma diferente y una cultura desconocida, pero llena de pasión por el futbol y los colores de su equipo.

Desde su llegada a suelo regio, André conectó de inmediato con la afi ción Incomparable. Apenas asomó al área de llegadas del Aeropuerto de Monterrey hizo con sus manos la señal de los Libres y Lokos, la barra auriazul, lo que significó "amor a primera vista".

Su adaptación, entendimiento y aporte al equipo de Ricardo Ferretti le ha dado tanto que por eso la señal de la doble "L" en el partido de Francia contra Alemania fue su mejor forma de festejar un gol, algo que le dio la vuelta al mundo entero durante varios días.

Hoy día, André-Pierre Gignac tiene a Tigres en la Gran Final del Apertura 2015. Marcó 11 goles en la fase regular, quedando a dos de los líderes Emanuel Villa y Mauro Boselli.

En la Liguilla, ya lleva dos y ha sido una pieza clave para llegar a la disputa por el campeonato.

CAMBIO DE VIDA

Nació en Martigues un 8 de diciembre de 1985 y recién cumplió 30 años. Desde pequeño vivía en remolques, vendiendo ropa en las ferias para ayudar a su familia.

No fue una infancia cómoda, pero su calidad para jugar al futbol terminó por darle frutos de una inmejorable vida. A los 18 dejó su ciudad natal para abrirse camino en la filial del Llorient, en la Ligue 2, y en su debut anotó gol.

Después fue prestado a Pau FC, luego de vuelta al Llorient y más tarde firmó con el Toulouse, donde en un inicio no brilló por jugar como volante derecho, pero tan pronto fue centro delantero se consagró como goleador de la Liga francesa por encima de Karim Benzema.

En 2010, el campeón de Francia, el Marsella, pagó 13 millones de euros. Ahí jugó hasta 2015, es decir 188 partidos en cinco temporadas, marcando 77 anotaciones. Su gordura en esos años fue un tema mediático.

La gente empezó a meterse con él, al grado de que en Marsella le apodaron el Big Mac. Marcelo Bielsa, su entrenador, le dijo: “Vas a perder dos kilos y marcarás 25 goles”.

Gignac brilló más que Zlatan Ibrahimovic o Edinson Cavani, al marcar los 25 en 43 partidos y hasta volvió a la selección por segunda vez en cinco años.

MÉXICO Y SU LIGA

En Monterrey, Gignac no había querido hablar con la prensa, simple y sencillamente porque no le gusta aparecer en los medios, pero en la concentración con la selección de Francia, en la pasada fecha FIFA, explicó por qué venir a México.

“Es exótica, es agradable a menudo. Es una vida hermosa, con un campeonato emocionante. La pasión es impresionante, con un estadio vestido de amarillo. Es una buena experiencia para mí y a mi familia le gusta. Todo esto se refleja en mi rendimiento”, destacó orgulloso el goleador de Tigres.

André-Pierre reveló que varios jugadores que son sus amigos le han pedido que los recomiende con la directiva de Tigres.

“Tomé la decisión de ir a un campeonato desconocido para muchos aquí, pero no en América Latina, incluso ya creo haber abierto algunas puertas, porque algunos jugadores ya me han llamado y hablé con mi club de sus casos (risas)”.

¿SU DESTIERRO?

Cuando Gignac dejó Francia para jugar en México, la prensa europea criticó fuertemente que cambiara la Ligue 1 por la Liga MX. El diario L’Equipe publicó una columna muy fuerte en su contra.

“Con esta partida, Gignac probablemente pone fin a su historia con Les Blues y a un año de Euro 2016 en Francia”, fue lo que criticó el diario.

La sorpresa fue que el jugador de Tigres regresaría a la convocatoria de Didier Deschamps e incluso sería titular y anotaría gol a Alemania en el Stade de France.

¿CÓMO ES LA LIGA MX?

“Es muy fuerte, hay apoyo económico muy grande en algunos equipos. Tiene jugadores muy buenos, como argentinos, brasileños, colombianos y, por su puesto, los mexicanos. Hay grandes goleadores y en lo personal no tiene nada que envidiarle a algunos clubes de la Ligue 1”, señaló André-Pierre Gignac.

“Algunas personas pensaron que me alejé de todo, otros dijeron que iba al retiro o que fui solo por el dinero. La realidad es que mis actuaciones demuestran que fui a trabajar. Quiero que tengan una buena imagen de Francia y que Francia tenga una buena imagen de México, esto sería la mejor recompensa para mi equipo (Tigres)”, reiteró el galo.

ESTÁ EMOCIONADO

En exclusiva para La Afición, André-Pierre reveló que se siente satisfecho y emocionado por llegar a la Final en su primer torneo en México. El francés no es dado a dar entrevistas, pero el domingo justo antes de abordar el vuelo charter de regreso a Monterrey nos otorgó unos minutos.

“Es un gran logro, un momento importante. Fue un gran partido y esto se lo dedico al presidente (Alejandro Rodríguez), al director deportivo (Miguel Ángel Garza), al entrenador, mis compañeros y, sobre todo, a nuestra gran afición”, señaló Gignac.

—Es tu primer torneo en México, anotaste 11 goles, ¿cómo te sientes de llegar a la Gran Final? —

Anoté 13, eh, no me cuentas los de la Liguilla. Estoy disfrutando mucho el futbol mexicano, me gusta mucho y espero que podamos lograr el campeonato —dijo sonriendo.

En opinión de Gignac, el duelo ante Pumas no será tan fácil como muchos pudieran pensar por lo que se vio de los universitarios en el partido del domingo ante América.

“La Final será muy diferente, es otra cosa. Pumas seguramente será otro equipo, América le anotó muy rápido, minuto 8, me parece, y se les fue complicando el juego, pero no será igual, tenemos que trabajar mucho y estar bien concentrados para lograr el objetivo del campeonato”, reiteró el goleador felino.

No hay duda, André-Pierre Gignac vino a revolucionar el futbol mexicano y en poco más de seis meses hizo lo que muchos extranjeros no han logrado en años, así es que por lo menos en este momento hay que disfrutar sus goles, su futbol y su entrega en cada centímetro de la cancha.

AMULETO FRANCÉS

A lo largo de la temporada y en los cuartos de fi nal de la Liguilla, cada vez que Gignac anotó, los Tigres no perdieron; es más, de los 10 juegos en los que ha anotado, se suman ocho triunfos y dos empates. Los goles del galo han sido de la siguiente manera: uno en la Jornada 3 ante Chivas; en la 5 hizo un hat-trick a Chiapas; luego en la 7 anotó uno en el 5-1 sobre Querétaro. En las 8 y 9 marcó un gol ante América y Rayados. A Pachuca le hizo tanto en la 13. Frente a Santos anotó uno en el empate 2–2; en la 16 también le marcó una vez a Veracruz. Ya en la Liguilla, metió uno en la ida a Jaguares para ganar 2–1 y luego, en Chiapas metió el del 1-0. En los juegos de semifi nales ante Toluca no pudo anotar, pero su equipo avanzó a la Final.