Wimbledon incrementa medidas de seguridad ante atentados

Debido a la ola de ataques sufridos en Reino Unido, el torneo de tenis busca garantizar protección a las cerca de 40 mil personas diarias

Wimbledon aumenta medidas de seguridad
Wimbledon aumenta medidas de seguridad (Reuters)

Londres, Inglaterra

Wimbledon aumentó las medidas de seguridad por la reciente ola de atentados en el Reino Unido, explicó el lunes su director ejecutivo, Richard Lewis, sobre el torneo de tenis que empezó este lunes en Londres.

El dispositivo de seguridad incluye a agentes de incógnito, policías con armas automáticas y barreras de protección, para garantizar la seguridad de este evento que atrae a 40 mil personas diarias.

Las barreras están colocadas en las calles que conducen al All England Club, y recuerdan que, en los últimos cuatro meses, se usaron vehículos en dos atentados en Londres, lanzándolos contra los peatones.

"Se colocaron basándose en la recomendaciones del servicio de seguridad, a causa de los recientes atentados terroristas", dijo Lewis a la prensa en el club.

"Hay un incremento de la vigilancia de los servicios de seguridad y nuestra", añadió.

Algunas de las medidas son imperceptibles para el público, precisó el director, sin querer revelar detalles para no comprometerlas.

Lewis dijo que los jugadores habían expresado su conformidad con el nivel de protección.

"Los comentarios fueron positivos. Dicen que se sienten seguros y que están acostumbrados a esto en todo el mundo".

Además de los agentes armados -que en el Reino Unido son una rareza-, hay una unidad reservista lista para actuar en casos de emergencia.

La policía no tiene constancia de amenazas específicas al torneo que reúne a los mejores tenistas, de Roger Federer a Novak Djokovic, pasando por Rafael Nadal y Andy Murray. Además, la cancha central es un hervidero de personalidades, incluyendo a miembros de la familia real inglesa.

En apenas tres meses, entre el 22 de marzo y el 19 de junio, el Reino Unido sufrió cuatro atentados, tres en Londres y uno en Mánchester, que dejaron 36 muertos en total y decenas de heridos.