Oportunidad de oro en el US Open

El último Grand Slam del año, que inicia hoy, podría ser el último grande sin Serena Williams en el cuadro y María Sharápova encabeza a las candidatas

En la rama femenil, María Sharápova es la favorita para ganar el US Open
En la rama femenil, María Sharápova es la favorita para ganar el US Open (AFP)

Ciudad de México

La gran ausencia del US Open en la rama femenil es la de Serena Williams. La estadunidense, habitual dominadora del circuito, está embarazada y desde su coronación en el Abierto de Australia al inicio de este 2017 no ha disputado algún torneo, saltándose también Roland Garros y Wimbledon.

La norteamericana ha dicho que volverá al tenis al inicio del siguiente año, en Australia, con lo que el Abierto de Estados Unidos es la última oportunidad para que las jugadoras se coronen en un Grand Slam, sin superar el difícil obstáculo de la ganadora de 23 torneos grandes.

Desde que consiguió su primer título de un major, precisamente en el US Open de 1999, Serena solo se ha ausentado de 12 grandes y quien sacó mayor provecho de esa circunstancia fue la belga Justine Henin, que se coronó en cuatro de esos torneos, mientras que su compatriota Kim Clijsters lo hizo en dos.

En el par de Grand Slam que ya se ha perdido este año, las beneficiadas indirectas fueron la letona Jelena Ostapenko, que se impuso en París, y la española Garbiñe Muguruza que lo hizo en Londres.

En total, desde que Serena ganó su primer grande se han disputado 71 majors, de los cuales la estadunidense se ha impuesto en 22 más y 21 jugadoras se han repartido los otros 49. Sin embargo, de ellas, 12 ya están retiradas; es decir, en activo solo hay 10 tenistas con algún trofeo de la mayor trascendencia.

Entre ellas destaca su hermana Venus Williams, con siete, aunque elmás reciente fue en Wimbledon 2008. La sigue en el Tour la rusa María Sharápova, con cinco grandes.

La nacida en Niagan volverá a disputar un Grand Slam por primera vez desde Australia 2016; a partir de esa fecha, la ex número uno del mundo fue suspendida por 15 meses, por lo que quedó fuera de Roland Garros, Wimbledon, el US Open y Australia este año.

Pudo regresar en París, pero la organización del único major de arcilla le negó un wild-card para el cuadro principal o para la calificación y aunque la rusa aseguró que disputaría las rondas previas en Londres, una lesión le impidió estar en el legendario certamen.

Volverá a un torneo importante en Nueva York, donde ya se coronó en 2006, aunque llega con un récord de 6-3 en la temporada y su mejorresultado fueron las semifinales de Stuttgart.

Pero sin Serena, ante quien tiene marca de 2-19 y como la más experimentada en este tipo de eventos, solo por detrás de Venus, María levanta la mano para dar la sorpresa en Flushing Meadows.

Tras Sharápova, hay cinco jugadoras en activo con al menos dos títulos de Grand Slam, incluida Muguruza, que se coronó en Roland Garros el año pasado, al derrotar a Serena en la final y que se impuso en Wimbledon hace unos meses, a la mayor de las Williams.

La española de origen venezolano llega en el mejor momento de su carrera, aspira a serla número uno del mundo y se coronó en Cincinnati, en cancha dura, por lo que parece la rival a vencer. Un par de majors también tiene la alemana Angelique Kerber, campeona en Australia y el US Open el año pasado; no obstante, la germana ha perdido la cima del ranking de la WTA por una campaña en la que tiene un récord de 25-17, ningún trofeo y no ha llegado en cuartos en Grand Slam.

Otra de las aspirantes es la primera sembrada, la checa Karolina Pliskova, a pesar que nunca ha ganado un grande. Pero sin Serena, la oportunidad es para quien la aproveche.